lunes, 9 de noviembre de 2009

La maldad


Mi primer colegio era mixto, con comedor, en las afueras de Murcia. Fui muy feliz allí e hice muchísimos amigos que a día de hoy conservo, o que, como mínimo, me saludan por la calle. Con alguna coincidí en la carrera, y con otro salgo los fines de semana. A algunos me los encuentro de bares, a otros solamente el día del Bando, y a otros casi a diario en el facebook. Y eso que me fui de allí cuando tenía once años.

Fue un error de mi madre, ella misma lo reconoce, cambiarme de cole para hacer lo que antes era 7º y 8º. Ya no era necesario el comedor, éste estaba en el centro y era… sólo de niñas. Con el poco conocimiento que puede tener una criaja de 11 años, ya desde el primer momento el cole nuevo me olió a chamusquina. El primer día de curso, sin saber dónde ir, me metí en un aula que no era la mía. Al pasar lista y ver que no me nombraron, la profe de turno me dijo que estaba en 7ºC, “al final del pasillo”. Y ahí que lo atravesé, solica, andandico, cagaíca de miedo, hasta llegar a un aula abarrotá de niñas contándose emocionadas las batallitas estivales. Entonces me descubrieron en la puerta y se hizo el silencio. Sepulcral. (¿Dónde hay un sitio? ¿Dónde hay un sitio? ¡¿Dónde hay un maldito sitio?!) Finalmente localicé uno y, sin levantar los ojos del suelo, me dirigí a él, observada por la atenta mirada silenciosa de 35 niñas arpías.
- “Joer, ya se me va a sentar la nueva delante” – oí detrás de mí.
-“Si te molesto me lo dices”- le dije más chula que un ocho acostao a una cría de lo menos catorce años y más grande que mi vida.

Así comenzó todo. Así, en ese colegio, conocí la maldad.

Se echaba de menos a los niños. Faltaban risas en las clases y sobraban los cuchicheos. Era otro rollo: más competitivo, más envidioso, con más mala idea. Yo tenía la sensación de no estar a salvo, de ser observada, de estar cagándola a todas horas. Una vez, incluso, fui agredida en el aseo por una chulica: me estampó la cabeza contra el grifo mientras bebía agua porque se enteró
de que yo era prima del que le gustaba…

Los grupicos de amigas estaban muy bien definidos y a la mínima, una de sus miembros se pasaba a otro, con la consiguiente venganza del grupo que abandonaba, para luego, al mes, volver al mismo y ser amiguísimas, como en Sensación de vivir.

Y lo que pasa, que al poco tiempo me convertí en una malota paranoica más. Yo, que no había roto un plato en mi colegio feliz de las afueras, de repente empecé a suspender –cada evaluación dos cates distintos, no por tonta sino por tocapelotas- a copiar, a decir “¡no es justo!”, a contestar a los profesores, a reírme de ellos, especialmente del de inglés al que nos encantaba sacarle los colores. También me echaron de clase… No duré mucho, que hasta el cura del barrio sugirió que me sacaran de ahí.

Igual de poco me duraron las amistades. Ni por facebook ni tu tía. Hoy en día la única amistad que guardo de ese colegio es de una que se fue cuando yo, pero a Alicante. (En aquella época, sin móviles ni tuenti, estaba lejísimos). Gema, que ahora vive en Madrid, me felicitó por mi columna la semana pasada.

En el instituto, con ca uno de su padre y de su madre en clase, aprendí que no era nadie, que la vida no gira alrededor de mi ombligo y que, antes de dramatizar y mostrarle al mundo lo histérica y bruja que puedo llegar a ser, he de pensar en las consecuencias de mis actos.

Hoy, veinte años después, las niñas de ese colegio no me saludan. Las veo en los mismos bares que yo hablando con gente que conozco, pero a mí no me saludan. Siguen en sus grupos, me pregunto si por gusto, por inercia, o por miedo a que las rajen cuando se den media vuelta. Me pregunto también si sabrán ayudarse cuando haya un problema. Lo que sí sé seguro es que me estarán leyendo hoy y se estarán dando por aludidas. Puede que alguna hasta me escriba, pero seguramente no será para felicitarme.

51 comentarios:

Equipo biofrutas dijo...

los biofrutas te encontramos por la red, a altas horas de la madrugada, nuestro hábitat natural

un saludo

Armando dijo...

Caray Conch, eres valiente.
Creo que más de una va a estar un par de días sonrojada.

Conch dijo...

Bios!... pero... vosotros no iríais al mismo primer cole que yo, no? Sólo me conocéis de la blogosfera, verdad?

Armando... a más de una no le ha gustao nada porque fueron a ese cole y no lo vivieron así, pero... es mi historia, la pura verdad! Esta vez es todo verdad! jaja.

A otras, sin embargo, otras que fueron a ese cole, les ha encantao el articulico. Hay de tó en la viña del señor.

M. dijo...

Muy bueno.
Pero con estas historias no corres el risgo de convertirte en la gossip girl murciana?
Un saludo.
M.

Conch dijo...

Correr el riesgo? Y lo que molaría!? Corro el riesgo de que la gente deje de contarme cosas, eso sí. Jajaja. Aunque de momento está pasando todo lo contrario.

(De todas maneras, esta historia no me la ha contado nadie)

Anónimo dijo...

Grande Conch
Nunca debiste marcharte del colegio de las afueras.
Tu compi de comunión jejeje
Un beso
Eres grande

La Iguana dijo...

Yo ya te lo dije por sms... pero me encanta escribir... tengo ganas de lio esta semana... quiero por lo menos q llegemos hasta los 70 comentarios jajajaj ESo sí, a partir de ahora no debemos salir juntas ni frecuentar los bares de siempre :)(yo he empezado a no hacerlo)

Un besote

Javier Moñino dijo...

Luego dirá la iguana esta que soy un liante. Menuda está hecha...

Sólo dos comentarios.

1. Yo fui un cabronazo en clase hasta COU (el primero). En el segundo COU que hice opté por reformarme y aquí me tienes... :)

2. Como fan, solicito para la semana que viene una columnica de alguno de tus líos con tíos: pasados, presentes o futuros... que son mis favoritos.

Saludos!

Mrs Red Soles dijo...

Hola Bitter!

Ante todo, aprovecho que hoy retomo el contacto con tu blog (ya te escribí algún comentario hace siglos) para felicitarte por lo de La Opinión. El salto a la prensa escrita de una bloggera ya son palabras mayores, sí señor :) Good for you!


Y luego...vamos al tema. Jajajaj...

Como bien has predicho, algunas de las que te leemos nos hemos sentido necesariamente aludidas (es lo que tiene si has estado en esas mismas aulas, supongo) y mientras estoy aquí esperando a que se me baje el último de Dexter, te voy a contar mi experiencia para dejar constancia de que, bueno, tampoco todas tuvimos tan mala experiencia allí.

Lo curioso de la historia es que yo también fui nueva pero,claro, muchos años antes que tú, en 4º de EGB y supongo que eso se nota. Todos sabemos que los críos pueden ser muy cabroncetes pero es que las adolescentes en edad del pavo...uffff, qué miedo :-s En eso creo que te tocó mala época.

Yo también había ido a un colegio mixto desde pequeñita y el cambio fue bastante grande. Desde los primeros grititos de asombro cuando les comentaba que sí, a veces me sentaba junto a niños en los pupitres (???), hasta los grupitos meticulosamente diferenciados -y no ya dentro de la misma clase ¡sino entre aulas! ,que era lo que más me asombraba: si eras de A , de B o de C era algo que te marcaba para siempre :-o Vamos, enemigas irreconciliables ¡y tus potenciales rivales en la carrera hacia el triunfo!- pasando por algunas profesoras que realmente eran para echarles de comer aparte...a grandes rasgos, la experiencia tampoco fue tan mala.

En general, todas fueron bastante agradables y yo, que reconozco que no soy un dechado de simpatías, no tuve problemas en hacer nuevas amigas. Incluso recuerdo que ese mismo año toooodas las niñas de la clase me invitaron a sus cumpleaños, lo cual tenía su gracia, porque con algunas ni siquiera había cruzado palabra en mi vida, pero claro, una no le hacía feos a una buena tarta de cumpleaños...Así que, supongo que siguiendo una consigna que vendría "de arriba" o vaya usted a saber de quién, el caso es que ese año tuve todos los viernes ocupados con mi ajetreada vida social-cumpleañera.

(sigo abajo)

Mrs Red Soles dijo...

...

Y bueno, más o menos, eso fue todo. Todavía conservo a mis amigas de siempre del colegio y no recuerdo haber tenido especiales malos rollos con ninguna (y, desde luego, no sufrí ningún asalto alevoso en los lavabos!aysss...pobre). ¿Que no nos saludamos todas por la calle cuando nos cruzamos? Bueno, la verdad es que me la trae al fresco. Yo saludo a quien saluda y a la que te deja con el "hola" en la boca 2 veces...pues que le vayan dando. Pues no tengo yo problemas para molestarme por eso...

No sé, quizá te tocó en una mala clase...Porque lo que sí recuerdo con asombro es que allí cada promoción era un mundo aparte: las de 2 promociones por encima de mí eran un ejemplo a seguir para tooodas nosotras, pobres fracasadas sin futuro, como bien nos recordaban las profesoras y las monjas sin parar: todas monísimas, listísimas, santísimas (metidas en Grupo de Oración, catequesis varias, organizando convivencias...), sabían cantar,bailar, actuar...en fin, un asquito. Todavía me lo dan un poco cuando me las cruzo por la calle con sus maridos perfectitos, sus hijitos perfectitos y su peinado perfectito.

Las siguientes eran un poco de todo. Había responsables/empollonas, normales, y lo que podíamos llamar "ovejas negras", pero tampoco se hablaba mucho de ellas. Luego nosotras (glub)...que tampoco estábamos muy bien vistas. Sí, algunas teníamos un expediente brillante (sin ánimo de señalar) pero la mayoría se podría decir que era algo mediocre en cuanto a notas, no éramos especialmente devotas, armábamos demasiada bulla en los pasillos ¡y ni siquiera teníamos a ninguna que tocara decentemente la guitarra en misa! (que eso siempre daba muchos puntos! jajaja)

En fin, que lo que quiero decir es que había de todo, como en botica, y que con mi rollo no quiero en absoluto romper una lanza en defensa de ese colegio (que también recuerdo cosas que no me dejaron buen sabor de boca, y que tranquilos, no voy a contar,jajaj) sino dar otro punto de vista que, como el tuyo, es igualmente cierto :)


¡Un saludo!


P.D.Perdón, perdón por el rollazo :-s

Anónimo dijo...

Me ha encantado, Conch. Y es que si sigues esa línea de contar cosas que nos resultan trascendentales en la niñez/adolescencia, harás un gran artículo cada domingo. Descubrir la maldad, la amistad, la bondad, el sexo, etc., son cosas que tenemos grabadas en nuestra cabeza pero de las que resulta difícil hablar e incluso recordar. Y has retratado la imagen y la vivencia con gran delicadeza, que la tienes. Ya sabíamos que el fichaje era bueno, pero no que lo veríamos tan pronto. Te animo a seguir, que los tuyos seguiremos siguiéndote. Y un consejillo cariñoso: cuidado con los tacos; hay un hilo muy fino entre lo coloquial y lo chabacano. Y LA OPINIÓN no es tu blog. Esperamos mucho de ti !

Archibald Bradley

Conch dijo...

Compi de comunión, tú sí que eres grande.

Iguanica, dónde vamos este finde? Cuenta conmigo!

Moñino, el caso es no estar contento, nene.

Gracias, Red soles, también por contar tu historia. Si es que es eso, yo en ningún momento le echo la bronquitis al cole de mis desgracias. El error fue cambiarme en medio de la edad del pavo, con las "tribus" formadas y a un colegio sólo de niñas... (un error pedágógico en toda regla por otra parte!) y que yo tampoco fui nunca una santa... nada es blanco ni negro, son muchos los factores... Estoy muy de acuerdo contigo en muchas cosas, sería pa hablarlo con 7 cafeses. Si me ves un día por la calle, párame, eh?

Archibald, bienvenido, te agradezco mucho tu comment y tu consejo cariñoso, tomo nota, pero... ¿soy delicada aún diciendo tacos? Jajaja, y porque no me has oido en persona.

Besos a todos

Anónimo dijo...

Yo fui a un colegio mixto, y a un instituto mixto. En el colegio no tuve problemas con mis compañeras de clase, fue en el instituto cuando las pasé canutas, pero con chicas de otras clases. Tengo un recuerdo que creo que no se me va a olvidar en la vida!!

Yo le pedía permiso al profesor para salir un poco antes porque tenía que ir al dentista. Mi madre me esperaba en la puerta del dentista y yo tenía que coger el autobús que pasaba por delante del instituto.

Todavía no había pasado un minuto cuando tenía delante de mí a tres chicas matonas amenazándome con "hincharme a hostias si le volvía a decir a una de ellas puta".

"Pero si yo no te conozco, si no te he visto nunca por aquí. Si no salgo nunca al recreo ni hablo con nadie", le decía yo con un nudo en la garganta aguantando mis lágrimas como una campeona.

"Sí que me lo has dicho y te voy a matar", me decía mientras me tocaba la cara. La presión de su mano golpeando mi moflete iba en aumento conforme terminaba la frase.

La cuestión es que si la conocía, era la misma matona que me amenazaba y me insultaba desde el primer día que me vio rondar por allí. La misma matona de mi pueblo, que más de una vez había ido a recogerme al colegio para intentar matarme. Menos mal que en el cole mi madre que iba a recogerme hacía de escolta.

Al fin llegó el autobús, la espera me pareció eterna. Subí al autobús corriendo, después de una patada y un fuerte tirón de pelos que casi me deja calva. Todavía recuerdo al hombre del autobús decirles salvajes a las chicas.

Llegué al dentista y en la puerta me esperaba mi madre. La abracé con lágrimas en los ojos, temblando. La abracé con tanta fuerza que casi la dejo sin respiración.

Ahora, alguna que otra vez me he cruzado con la misma matona que me amenazaba en el instituto. Tiene tres hijos. Cuando esperaba el tercero el novio desapareció, la dejó sola con dos críos pequeños, con otro preñao y 18 añitos. Nada más y nada menos que 18.

Conch dijo...

Joooooooolín, anónimo! Pobre.

Ángela dijo...

Bueno, mientras os espero para ir al cine a ver la cutrez de peli esa (jeje), voy a contaros yo también algo de mi infancia. Yo en mi cole no conocí la maldad (claro que así me va, me dan palos por ‘tos’ los laos; en fin...)

Yo fui al mejor cole del mundo, jejeje. Muy peculiar. Todo los de mi cole cabíamos en un aula. Éramos sólo diez niños.

El Mario. Continúa igual. Flaco, muy alto y poco hablador.

El Pedro. Éste se criaba más hermosote y era hijo del Paracas, dueño del Palomar; a saber, el puticlub del pueblo. En mi pueblo no había ni carnicerías ni panaderías; aunque eso sí, los abuelicos tenían donde ir a darse una alegría al cuerpo. El Palomar estaba a las afueras del pueblo, en la orilla de la carreta, y nuestras madres nunca nos dejaban acercarnos. Mi madre decía que allí había ‘mujeres malas’; atentos a la definición de una madre que difícilmente sabe cómo explicarle a su hijica lo qué es una ‘prosti’. Siempre me decía lo mismo tos los domingos cuando íbamos al pueblo de mi abuela. Empezaba yo -“Mamá, ¿paramos aquí a tomarnos unos caracolillos?”.
“No, nena, no”, contestaba ella resignada. “Jo, mamá, siempre vamos al mismo ‘laó’ (claro, no había otro en tó el pueblo). ¿Por qué nunca vamos a este sitio tan bonico con esas luces de colores tan chulas que encienden por la noche?”- le replicaba a mi madre.
“Que no cansina. Ahí sólo hay mujeres malas”. Eso me contestaba y se quedaba tan pancha.
Yo agachaba la cabecica y miraba por la ventanilla del coche y pensaba, “seguro que me está mintiendo porque mira cuantos coches hay aparcados en la puerta”.
Con el tiempo comprendí lo que ‘se cocía’ allí. Y también con el tiempo acabaron construyeron un parking privado. Es lo que tienen los pueblos pequeños (Por cierto, mi pueblo tiene unos 120 habitantes). El otro día, cuando pasé por allí, habían ampliado el aparcamiento. Luego dicen que hay crisis.

La Paquita. Era la hija de los del bar. Siempre iba en chandal y en cuarto se fue a vivir a Madrigueras. Este verano fue madre (¡qué fuerte!).

La Esther y el David. Eran hermanos. A veces nos metíamos con ellos pero siempre acabábamos haciendo las paces. Bueno, lo que iba a contar a continuación mejor no lo cuento. Podría resultar demasiado desagradable para muchas personas.

Raquel. Nunca le dijimos La Raquel, siempre fue Raquel a secas. Era la más fina, bueno, la única fina del pueblo. Siempre perfecta. Nunca nos ayudaba a hacer cabañas ni a cazar bichos. ¡Un caso! Fue la primera que se marchó a la ciudad: a Albacete. El otro día me la encontré en el Eroski; trabaja en una tienda de ropa y se ha vuelto más pija todavía.

La Maritere. No era mi mejor amiga, era como mi hermana. En los recreos siempre me daba un trozo de su bocadillo de pamplonés. Mi madre no me dejaba comer ‘esa porquería’ y, alé, tos los días jamón-york. ¡Qué asco! Acabé aborreciéndolo.
¡Qué de historias podría yo pá contar con la Maritere!

Junto a YO misma, que aquí me encuentro escribiendo estás líneas, éramos el grupo de los grandes. Luego estaba el de los pequeños. La Lidy (Muy rara y hermana de Mario. Dicen que se va a casar con un rumano) y mi hermana Sonia (actualmente reside también en Murcia. Me dice que estudia, pero no sé yo…). Con el tiempo nacieron la Almudena y la Mari (hermanas) y fuimos más en la clase… También estaba el grupo de los ‘más grandes’, pero esos ya iban al insti en autobús.

He de deciros que sólo teníamos un profe para los diez. Don Manolo… ¡qué grande! Recuerdo como nos ponía tó las mañana el himno del Albacete Balompié (en cinta. Aún no existía el CD). Poquicos pero ‘bien aveníos’ que somos, jejeje. Ya paro, ya… que cuando me pongo soy peor que Stephen King; no puedo para de brotar párrafos y párrafos, jeje. En resumen, con una infancia así es difícil conocer la maldad..

Un saludo Conchita. Ahora nos vemos.

Ángela

Anónimo dijo...

Madremía acabo de ver que ya has superado las mil entradas en sólo una semana. ¡k exageraó! Enhorabuena. Ángela

Conch dijo...

Ay, pollo, ¿¡cómo se puede ser tan chiquitusa y tan grande a la vez!?

Y esa "cutrez de película" te ha encantado!! Te lo dije!! Y yo estoy inspiradísima... gracias a ti ;)

Mil besos.

La Iguana dijo...

Si la inspiración te brotó después de la película... por favor no comentes lo "brutota" que me pongo viendo a ese "pedazo de vecino... mae mía a ese le daba..." Ey, Ey!! Freno, freno que luego soy tu vecina N que está un poco... jajajaj

El viernes yo me pongo las extensiones...

Conch dijo...

Yo ya tengo cita en la pelu y el wonderbra preparao... y me he reservado unas bragas de esas en el sexshop por si las moscas.

Jajajajaja.

Anónimo dijo...

pregunta:

¿El mal uso de la libertad de expresión fortalece en argumentos a los dictadores?

Noelia G.

Conch dijo...

Es a mí? dictadores? perdona?

Pregúntaselo al gobierno cubano. O a los chinos, que no dejan a mi amiga Patricia entrar al facebook o continuar el blog tan maravilloso que empezó en Hong Kong...

Posito - ElAbogadoPrometido dijo...

No termino de entender la pregunta de Noelia G. y no sé si algo puede fortalecer a alguien "en" argumentos; pero yo diría que NO. Y además añadiría que, como dice Vargas Llosa, "todas las dictaduras, de derechas y de izquierdas, practican precisamente la censura y usan el chantaje, la intimidación o el soborno para controlar el flujo de información. Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación."

Alfonso D.
al. Posito Posito
al. elAbogadoPrometido

Posito: El Abogado Prometido dijo...

Otrosí digo:

La dictadura, como devoción fetichista por alguien, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo.

(Del original: Dictatorship - the fetish worship of one man - is a passing phase. A state of society where men may not speak their minds, where children denounce their parents to the police, where a business man or small shopkeeper ruins his competitor by telling tales about his private opinions; such a state of society cannot long endure if brought into contact with the healthy outside world. Winston S. Churchill, 16 October 1938)

El arriba mismo firmante.

Anónimo dijo...

El pretender decidir lo q la gente tiene "derecho" o no a saber es bastante dictatorial, Concepción
como en China o en Cuba
Abogado,estabas en paro, verdad??
tu forma de argumentar me dan una idea de por qué
Noelia G.G.Madrid

Conch dijo...

¡Cuánto disparate!

¿Cuándo he pretendido yo decidir los "derechos" de alguien?

Si no quieres "saber" lo que yo cuento por aquí (sigo sin saber a qué te refieres) no me leas, nenica, y tu vida será más feliz seguro.

Y con el Abogado no te metas si no sabes de qué hablas, ¡chitón! A saber tú a qué te dedicas, además de a tocar los cojones desde Madrid.

Hablando de libertad de expresión, date cuenta de que no he borrado tus comentarios, pero como dictadora que dices que soy, puedo hacerlo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Lo de "chitón" te ha quedado de lo más democrático
hay que ser más inteligente mujer
tantas caderas y tan poco cerebro...
en realidad es una cuestión interesante y viene de aquí
http://blogs.20minutos.es/nilibreniocupado/post/2009/11/12/preguntas-compulso-naa-00015
hoy estoy de baja y curioseando por internet
hay algo más divertido q un blogger impulsivo??
Noelia G.

Posito. ElAbogadoqueestáporencimadetantassusceptibilidades dijo...

De baja psciológica, supongo.

Y no, en paro no. Te equivocas una vez más.
"Parado", no implica necesariamente una cualidad demográfica, sino, que puede significar por ejemplo, la falta de movimiento o, figuradamente, un caracter tranquilo o abúlico.

Pero ya que te intesresas por mis condiciones laborales, tengo en la mano un contrato que dobla el mejor sueldo que vas a tener tú en tu vida. Cuando quieras lo "argumentamos" en mi despacho de la Castellana o en los tribunales, si te apetece más.

Un saludo

Anónimo dijo...

¿me propones una cita abogado?
vale, pero no olvides llevar tu libro de derecho romano bajo el brazo para que pueda reconocerte

gracias por interesarte por mi salud, en realidad tengo la pierna rota y me siento un poco James Stewart en "Rear Window"

No sabes como te agradezco las risas, una mañana muy agradable

Besos N.G.G.

Conch dijo...

Es divertido, sí. La verdad que un blog con comentaristas impulsivos entretiene, hasta cuando sin conocerte, permites que se metan contigo, con tus caderas y con tu inteligencia.

Sí puede que sea un enlace interesante... Puede que hasta escriba un post sobre ello. No, si encima te tendré que estar agradecida por la aportación.

Vuelve cuando quieras, simpática.

Anónimo dijo...

Alguien me explica la relación que hay entre las caderas y el cerebro? Limitadita que es una, pero se me escapa.

Qué fácil es meterse con alguien cuando a uno no le ven.. A saber las caderas que tendrá ella!

QS

Anónimo dijo...

El estudio ha averiguado que las mujeres con caderas anchas y cinturitas de avispa son más inteligentes que las que son más orondas. La investigación, que se publicará esta semana en la revista 'Evolution and Human Behaviour', parece indicar que estas mujeres dan a luz a niños más inteligentes, posiblemente como consecuencia de los niveles más altos de ácidos grasos de omega-3 que acumulan en las caderas.

Nunca te acostarás sin saber algo nuevo QS

Concepción,esa pregunta la he colgado en un montón de blog y has sido la única que se ha dado por aludida con lo de "dictadores", en los demás casos se han abierto debates muy interesantes
¿esto no te dice nada mujer?
¿quizás algo sobre el control de la agresividad?

Lo que sí que siento es no volver a leer a Abogado, sobre todo ahora que tiene un contrado q me dobla el sueldo mayor que el pueda tener en la vida y que tiene un despacho en la castellana

Gracias por la invitación anyway, pero me temo q la blogosfera es enoorrrrme y solo tengo 20 dias de baja

dos consejos finales:

1º:templanza amiga Concepción, templanza
2º:ejercicios para afinar la cintura

besos y hasta la próxima baja

Noelia G.G.Madrid

Anónimo dijo...

Vaya hombre, pues yo soy de cadera estrecha y cintura ancha, así que supongo que mis futuros nenes están condenados a no ser inteligentes porque los ácidos grasos omega-3 que acumula en la cintura no son tan buenos como los de las caderas de otros. Ya es mala suerte.

En fin, que hay estudios para todo.

QS

Anónimo dijo...

Pero Concepción
has sido tú la que me has invitado a volver cuando quisiera
simpática
y entiende que nada de lo que yo haya podido decir describe tu personalidad mejor que tus respuestas

Noelia bostezando abiertamente G.G.

Anónimo dijo...

uy
has borrado tu post anterior Concepción
autocensura,falta de autocontrol y posterior arrepentimiento??

Conch dijo...

OK. Releo y puede que se me haya ido la flapa. Supongo que llevo unas semanicas de mucho estrés...

Aún así, Noelia, me jode que te metas con mis comentaristas o conmigo cuando no nos conoces. Si esperabas que se abriera un debate intelectualoide en un post que trata de batallitas colegiales, a lo mejor te has equivocado de blog.

Yo si eso, cuando tenga tiempo, releeré el artículo que me enlazas, escribiré un post y si vuelves, lo comentamos.

Y lo que te decía en el comentario suprimido/arrepentido, te deseo salud y buenos libros, pa que no te aburras tanto.

Anónimo dijo...

No puedo resistirme a uno más
último, lo prometo

esto puede que empezara como post de batallitas escolares, pero había degenerado en wonderbras, bragas talla XL y lo bruta que pone a tu amiga el tio de la peli

obviamente no esperaba un debate intelectualoide, solo un punto de vista más

si piensas en escribir un post sobre el enlace no te lo recomiendo, ha corrido como pólvora y todo lo interesante ha sido dicho ya

por último, tus comentaristas necesitan que los defiendas??te lo piden ellos?tan grosera he sido?alguna palabra malsonante?

no

al contrario que tú, amiga Concepción, guardo las formas y no uso un taco cada dos palabras

Bueno siento tu estrés, espero que te mejores tu también, en muchos sentidos

Besos BitterConch

Anónimo dijo...

¿"tus" comentaristas?
¿que los tienes a sueldo o que bonica?
Ex alumna

sushi de anguila dijo...

A su 'comentaristas', Conch nos paga abriéndonos su corazón y siendo cien por cien ella con cada uno de nosotros... y te aseguro, Ex alumna, que eso no hay estipendio alguno que lo mejore...

Anónimo dijo...

jajjaa
¿menudo repaso te ha pegado ehh conch?
queremos la entrada suprimida/arrepentida o empezaremos a pensar que censuras tu blog:)))
Ex Alumna 2
Escuela de maldad

La Iguana dijo...

Pero.... ¿q ha pasado aquí? ¿Pq está de baja la madrileña Noelia? Por favor, pido a sus jefes que la vuelvan a recluir (sea donde sea que trabaje...) más q nada pq sin venir a cuento ha liado un post que por su inteligente y sutil forma, no necesitaba de esto. Y si a mí, o a quién sea, nos apetece hablar de los vecinos del quinto... pues lo hacemos. Quien no guste que no lea. Por cierto, EX alumna 2.. No la líes, no la líes. Que luego esto vuelve como los boomerangs

Anónimo dijo...

Pués si usted puede hablar del vecino del quinto, otros comentaristas puede hablar de lo que les dé la gana,coño¡
y si no te interesa no lo leas, aplicarse el cuento lo llaman:)
No era un post inteligente ni sutíl, era un ajuste de cuentas que viene de largo, al menos del post de halloween
Las cosas no han salido como se esperaban,ajo y agua bonica
Es lo que tiene exponerse en un escaparate global
La pobre Madrileña se habrá quedado a cuadros con las salidas de tono, vaya imagen...
Pencho A.Murcianico

Anónimo dijo...

Vaya tela jejeje
Los comentaristas de las brujas de Halloween también van a sueldo?
Aparte de Noelia GOGO ex alumna 1 y 2, y el tal Pencho, va a salir alguno/a mas? O se van a dar a la fuga jejeje
Y sólo llevamos dos semanas

Firmado: A mi no me paga nadie, pero me encantaría.

Conch dijo...

Se le va a una el caire un día y saltan las brujas de sus escobas. Yo por lo menos me he retractado, no como otras.

Qué fácil es meter cizaña en un blog abierto a todo tipo de comentarios. Os informo ya de que esto puede cambiar porque estoy cansada de que mi blog se haya convertido en el muro de las lamentaciones de gente susceptible, paranoica y cobarde. El día que eso cambie me temo que tendréis que buscaros otro entrenimiento. Aunque no os lo creais, este blog no fue creado para joder al personal. Es más, algunas que ahora me critican antes disfrutaban con él, y si la Opinión quiso darme una columna tan malo no puede ser.

"Mis" comentaristas, que es que ya buscáis la maldad en todo, son MIS amigos y MI familia. Comprended que me duela si se les ataca.

De todo esto, lo que más me alegra, y tal y como me esperaba, es que las brujas me siguen leyendo y creando audiencia (Pencho es nuevo!), que además veo que siguen pensando que el mundo gira alrededor suyo y que quiero algo ("un ajuste de cuentas que viene de largo") que sólo está en sus cabezas.

Pencho, las cosas están saliendo muchísimo MEJOR de lo que esperaba, excediendo expectativas pero... tú por qué estas ofendido? A ti qué te he hecho yo?

Saludos a todos, me alegra haberos entretenido la mañana.

Quique Baeza dijo...

Lo de los comentarios en los blogs... si yo te contara. Creo que tengo un master en leer barbaridades... pero estamos en la prehistoria de internet y controlar a psicópatas es prácticamente imposible. Me da que vas a tener que controlar el tema de los comentarios, es lo que tienen los blogs con tirón, anidan lo bueno y lo malo.

Javier Moñino dijo...

Hola Conch...

Mi consejo es que a los Anónimos o pseudofirmantes que sólo buscan hacerte daño les elimines sus comentarios. Así, sin más. No tienes por qué dar explicaciones. Es tu blog y ya está.

Otro lado de la moneda dice que la polémica vende (aquí Alcázar estará de acuerdo conmigo) y que en cualquier caso ell@s te están siguiendo el juego y el gran beneficiado es tu blog que registra cada día más visitas y tiene cada día más comentarios. Pocos blogs veo yo que superen con cada post ampliamente los 20 comentarios (este ya va para 50).

Aquí tienes que elegir. O admites la enividia y la polémica que acompaña al éxito de tu blog y dejas que la gente se exprese de forma anónima (mientras no digan barbaridades) o pones un límite (el que te dicte tu cociencia) y empiezas a cargarte mensajes que te molesten. Ya sabes que con eso perderás visitas y comentarios, pero también sabes que seguiremos entrando y comentando los de siempre. Tus amigos, tu familia y algunos ciberpaseadores que encuentran en tu blog la excusa perfecta para echar un buen rato.

Tomes la decisión que tomes, yo te apoyaré.

Un besico y sigue así de guapa, pijo...

Conch dijo...

Se acabó la fiesta.

Muchas gracias a todAs por darme la razón. Efectivamente, sois malas personas.

Gracias, Quique.
Gracias, Javi.

Anónimo dijo...

Acabo de entrar a leer ahora desde la última vez que lo hice que fué cuando el post de Halloween. Unicamente quiero decir que tras leer todo este lío de entradas comentando los post nuevos, aclarar que ninguno de los anónimos estan escritos por aquella que firmó con su nombre y apellidos y que luego la insultaron haciendo un fácil juego de palabras en tono cómico (que la dueña del blog no quiso eliminar ).

Sin ánimo de meter zizaña,pues no es lo que pretendo,
Conchita no te deseo nada malo , ya que dentro de la maldad que dices encontraste en el colegio , yo me siento bien pues tengo la conciencia muy tranquila y se que no he contribuido para nada en todo lo que cuentas.Y sí, Gema era muy buena tía.

Conch dijo...

Sabes una cosa, última anónima? Ha habido un momento esta tarde que he pensado que a lo mejor ella no había escrito ninguno de esos comentarios pero sin duda es alguien de los suyos que no la/os está favoreciendo en absoluto.

Te agradezco de verdad tu comentario y te doy la razón en lo que dices. Ten la conciencia tranquila, seas quien seas, claro que sí, no contribuisteis a nada, de hecho érais mis amigas! Por eso no entiendo este ataque desde Halloween... aunque sí entiendo que a alguna se le vaya la leche de vez en cuando, que somos humanas, pero de ahí al ensañamiento... Todo empezó por unas brujas...

Yo no culpo a nadie de nada, ni siquiera a la del aseo! Éramos crías! (En todo caso la culpa la tiene mi madre, pero ya me ha perdido perdón jeje). Igualmente tengo la conciencia tranquila desde el primer momento. Nunca fui a atacaros ni tampoco os deseo nada malo.

Ali dijo...

Amiga Conch, mi contribución para que este post llegue a los 50 comentarios (aunque muuuuuchos de ellos nada tienen que ver con él, por lo que realmente no sé qué hacen aquí...) es recordarte lo que siempre digo yo en estos casos, aunque no lo diré abiertamente porque por lo que parece hay mucho susceptible suelto con lo de escribir tacos: ¡¡¡P. C.!!

Pasa de toda esta gente, no merece la pena, y sigue con tus post, escribiendo en ellos lo que te dé la real gana. A los que te queremos nos seguirán encantando, o en algunos casos no, pero por lo menos no daremos tanto el follón.

Muchos besos.

Conch dijo...

Gracias, Ali. Qué sol eres.
Y di tacos, pijo, que están en el diccionario pa algo y estás en tu casa.

Y con este, 50.

Javier Moñino dijo...

Y con este 51... toma ya...