jueves, 30 de diciembre de 2010

Top Canciones del 2010

Bueno! Lo que me ha costado! Hay que ver la tontería, lo difícil que es hacer un ránking de las canciones importantes de todo un año, sobre todo cuando las mayores aportaciones musicales aparecieron en los últimos tres meses... Menos mal que una tiene un blog y doscientas listas creadas en el spotify que le ayudan a recordar.

Ahí va mi ránking de las 10 canciones del 2010, en orden de aparición, no de importancia (que eso sí que sería complicado!)

1. No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos. Porque desde que re-apareció en mi vida gracias al anuncio de Ikea, causando varios debates y conversaciones divertidas sobre "la invasión", pasando por Miami y hasta en el baile de la boda de M&M... es que no he podido vivir sin ella!

2. Mi primer día, de los Aslándticos. Canción que conocí junto a mis amigas en Sierra Nevada y por lo que dice la letra, por lo que la bailamos y por muchas cosas más, para mí significa simplemente... mucho buen rollo.

3. I like it, de Enrique Iglesias. Pa buen rollo ésta. No he podido evitar ponerla. Por ser la "canción facebook" y por ese gritillo... I I I like it!

4. Misread. de Kings of Convenience. Aunque la que más escuché de este grupo descubierto en la Mar de Músicas fue Me in You, la que he seleccionao tiene que ver más con cosas que pasaron este verano.

5. Menamoré, de Georgina. Por lo bonica que es y por quien me la enseñó.

6. Sálvese quien pueda, de los Vetusta Morla. Por ser la canción del desahogo y porque me recuerda la suerte que tengo de que mi compañera de trabajo (y coche) compartamos gustos musicales.

7. Dog Days are Over, de Florence and the Machine. Descubrí a este grupo gracias a su versión de You got the Love y me volví loca por ellos, básicamente. Esta canción además supone algo así como un propósito que tengo, que ya dejaré para el 2011, al paso que voy: que se acaben los días perros. Y a ver si así me llega la felicidad de golpe.

8. La trama y el desenlace, de Jorge Drexler. Ésta... bueno, escribí un post sobre ella.

9. We are your friends, de Justice vs Simian. Esta canción me la dio a conocer C, que se ha convertido en un gran amigo y alguien muy especial para mí. Además me gusta por lo que significa y porque me recuerda a todos los amigos que he hecho nuevos este año, con los que me lo he pasado genial y espero pasar una nochevieja cojonuda. También me recuerda a la tarde aquella que la pedimos en el 609 (sitio más dado a poner Bustamante y Rafaella Carrá)... y nos la pusieron!

10. I can't stay, de The Killers. Lo confieso, mi amor por los Killers ha sido tardío. Incluyo esta canción en este top porque si mi reproductor de CD hablara... Lo llevo frito al pobre con la pista 7.

Como decía, me dejo muchas en el tintero... ¿Cuáles han sido tus canciones del 2010?

lunes, 27 de diciembre de 2010

My very own Manifa

Jodida como estoy como muchos de vosotros por los recortes a los funcionarios por parte de la Comunidad, no he ido a San Esteban a manifestarme. Lo siento, soy asín. Motivos tengo un montón, más para no ir que para ir, entre otros que HOY HACE MUCHO FRÍO y que tenía otras cosas más ÚTILES qué hacer.

Los que me conocéis sabéis que, por muchas leyes y mucha mala leche que pueda tener, nunca hablo de política, pero en este caso, dado el rebote interior que llevo, estaré encantada de compartir mi parecer con vosotros cuando queráis. (Ya les he dicho a mis compis que cuando acaben de manifestarse los invito a un cafelico en mi casa)

Resumiendo, yo simplemente no iré con mi cacerola a cagarme en Valcárcel y a defender los intereses de OTROS porque no le veo el sentido a hacerlo. Así pues, de momento, sólo pondré aquí un pequeño manifiesto que he recibido por email que tiene más razón que un santo y viniendo de quien viene me ha apetecido que sea ésa mi pequeña y propia manifa, desde aquí, desde mi casa.

SOLUCIONES A LA CRISIS

España debe bajar su déficit en 9,4 puntos porcentuales en la próxima década, una de las reducciones más drásticas del mundo, según el Fondo Monetario Internacional... que además pide un recorte en las prestaciones sanitarias de nuestro país para reducir la deuda. Menudo panorama.

 ¿No creéis que ha llegado el momento de coger el toro por los cuernos?... y recortar primero:
 

ELIMINAR EL SENADO, ES UNA CÁMARA INÚTIL, DICHO POR LOS MISMOS SENADORES.
NORUEGA, SUECIA y DINAMARCA NO TIENEN SENADO. ALEMANIA SOLO 100 SENADORES, EE.UU. UN SENADOR POR CADA ESTADO. LOS GRANDES TEÓRICOS DEL DERECHO INTERNACIONAL Y CONSTITUCIONAL (DUVERGER, JELLINEC, ETC.) OPINAN QUE ES UNA CÁMARA INNECESARIA, PRESCINDIBLE Y QUE ESTÁ EN EXTINCIÓN. 

ESPAÑOLES: ¿POR QUÉ TENEMOS QUE MANTENER A 260 GANSOS, INÚTILES, UNA CÁMARA ESTÉRIL, VACÍA DE CONTENIDO, YA PASADA DE MODA.
¡¡ FUERA EL SENADO, YA !!  ELIMINÁNDOLO NOS AHORRAREMOS MILLONES de EUROS CADA AÑO.

 
LA PENSION VITALICIA DE TODOS LOS DIPUTADOS, SENADORES Y DEMÁS "PADRES DE LA PATRIA".
REVISAR los SUELDOS DE ESTOS ALCALDILLOS DE TRES AL CUARTO que se asignan el dinero QUE LES DA LA GANA.
CAMBIAR LAS LEYES, y además, CÁRCEL PARA LOS LADRONES.
OBLIGAR A QUE TODO EL DINERO QUE HAN ROBADO LOS POLITÍCOS Y DEMÁS "ADJUNTOS"  VUELVA A LAS ARCAS DE LAS COMUNIDADES DONDE HAN SIDO ROBADAS. 
TODOS los coches oficiales (cosa que se hizo hace 40 años en los Pactos de la Moncloa y funcionó, "no es posible que tengamos mas coches oficiales que USA").

Anular TODAS las tarjetas VISA oficiales (que cada uno baile con su pañuelo) y poner en la calle a TODOS los "cargos de confianza" (tenemos funcionarios de sobra para encargarse de esas labores).

TODOS los diplomáticos excepto un embajador y un cónsul en cada pais.  (No es posible que malgastemos en esto más que Alemania y El Reino Unido).


Con eso, y con rebajar un 30% las partidas 4, 6 y 7 de los PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO (adiós "transferencias a sindicatos, partidos políticos, oceoe, fundaciones opacas y chupopteros varios") se ahorrarían mas de 45.000 millones de Euros, no haría falta tocar las pensiones y los sueldos de los funcionarios.  Tampoco haría falta recortar 6.000 millones  de Euros en inversión pública. 

 
Congelar las pensiones es injusto, es desconocer unos derechos adquiridos, condenar al hambre a muchos de aquellos que merecen nuestro respeto.
Reducir el sueldo de los funcionarios es injusto, es desconocer unos derechos adquiridos de trabajadores muchos de los cuales también merecen nuestro respeto.

CON LA MITAD DEL DINERO QUE SE RECAUDARIA CON ESTAS MEDIDAS, SE ACABABA LA CRISIS DE CUAJO !!!!

Difundid este mensaje, ya es hora de que todos seamos conscientes de la grave situación a la que nos enfrentamos.

domingo, 26 de diciembre de 2010

¿Qué vas a hacer en Nochevieja?

De eso que, aunque sea domingo y algunos tengamos vacaciones, nos seguimos despertando antes de las 8 de la mañana. Que parecerá que es lo lógico y natural cuando tu cuerpo está acostumbrado a madrugar durante la semana, pero cuando no, como es mi caso, es un maldito expediente X que me cabrea y se me añade a la montaña de preocupaciones propias del fin de año. Y alguno me dirá que es “por la edad”, pero no (gracias, simpático), que sé yo que es por esta cabecica mía, que no para de darle vueltas a todo. Que va a ser que este año las fiestas no parecen ni Navidad ni vacaciones, del acelere y los disgusticos que llevo. Que pensaba yo que una vez pasado el paréntesis de la Nochebuena y el día de Navidad, que han sido fantásticos junto a mi familia y amigos, las penas y el estrés con mazapán serían menos. Pues no, me encuentro que estamos a domingo y, sin querer, estoy madrugando y planificando hecha una histérica mi semana de vacaciones: Planchar, ir a la tintorería, ordenar la habitación del caos, estudiar italiano, acabar el trabajo atrasado, ir al dentista… y llegamos al viernes y ahí está mirándome: la Nochevieja. Qué horror.

Probablemente la pregunta más repetida y odiada entre los de mi generación (y condición) será ésa: “¿Qué vas a hacer en Nochevieja?” Que encima, hoy en día, en la era 2.0 la puedes recibir en todo tipo de formatos, por si no tenías suficiente con los debates en las reuniones de amigos, donde alguien suelta la pregunta cual bomba de Hiroshima y todo el mundo se queda callado… Que cada vez que me llega un email de una amiga titulado “Nochevieja” me da un vuelco el corazón, y mucho peor cuando me llega un evento del facebook. Y no sé si hago bien en no contestar a nada, pero es que tener que elegir algo ya para esa noche y la posibilidad de que esté errando estrepitosamente me pone de los nervios. O a lo mejor es que tengo la esperanza de que a última hora me salga el plan perfecto.

Así pues, lo digo como lo siento, la Nochevieja me atormenta, así que lo que haré será intentar huir de ella. Que lo suyo habría sido largarse por ahí como he hecho alguna vez, pero la crisis y  los horarios de los aviones me han dejado sin compañeros de viaje. Así que aquí me quedo, pero me impongo tres condiciones:

1. No quiero salir de bares si vamos a ir a los locales de siempre pero con las copas más caras.
2. No quiero pagar por una fiesta donde me sentiré encerrada y rodeada de chiquillos y gente desconocida.
3. No iré a la peluquería ni me compraré un modelito nuevo.

Es difícil encontrar el equilibrio para hacer algo especial un día que no quieres hacer nada especial, o quizá sí. Me dejaré llevar al final, que fue lo que hice el año pasado y me fue de maravilla. Y es que en Murcia eso se puede. Me encanta y hasta me alivia que en esta mi ciudad lo que mole sea disfrutar de la Nochevieja durante el día. El estar de rutica de aperitivo-comida-copas por el centro de Murcia es lo único que ahora mismo me apetece y me consuela. La Plaza de las Flores y Santa Catalina, el Class y el 609. El Almudí, el Rhin y el Pasaje. Alfonso X  y el Café Moderno. Bailoteos en el Kennedy y los Nueve Pisos. Pérez Casas y el Chinatown. Borneo, el Perro Azul y la recién inaugurada Cóctelroom… Y llegar a casa a cuatro patas a cenar algo… ¡Eso es lo que haré!

¿Sabéis lo que os digo? Que esta Nochevieja no salgo. Una preocupación menos que acabo de tachar de mi agenda. Que después de las uvas, si llego, me quedo en casa durmiendo la mona del día. Y despertarme al día siguiente hecha una rosa.

¿Qué vas a hacer tú esta Nochevieja?

domingo, 19 de diciembre de 2010

La comida de Navidad

Fue la cena de empresa por Navidad uno de los temas de moda de esta semana en twitter. Que “qué me pongo”, tuiteaban las chicas, que “qué horror, no quiero ir”, se lamentaban los chicos. 

La cena o comida de la empresa, ese inevitable momento del año donde, invadidos por el buenrollismo de un falsete espíritu navideño, de repente nos tenemos que querer todos. “Siento no haberte hablado durante todos estos años pero gracias por ser mi amigo invisible”. Ese evento al que estás tácitamente obligado a ir porque si no, más te vale tener una excusa sólida pues serás la comidilla de tus compañeros y bautizado de rancio hasta el año siguiente. Que aparecerá la disimulada que te diga “Ay, tú el año pasado no viniste” mientras te dedica una sonrisa maligna. Y es que suele dar pereza y no lo neguéis. Que uno está mejor con su gente, ahorrándose los 50 euros que se te van como mínimo y los dos kilillos que se te incrustan hasta Reyes con la gracia.

Como decía, para las chicas se acentúa el eterno dilema del “qué me pongo”. Pues te lo digo ya y no fallas: lo mismo de todos los días. Que no se te note que no sales desde que Wham fue número uno y que tu vida social no va más allá de la pausa del café. Que algunas no piensan y  mucho oro hay siempre, brillos y peluquería. Y no hablemos de añadir accesorios navideños, llamémosle pendientes de árbol, llamémosle gorrito Santa Claus con trenzas… Que no es Nochevieja, amigas, ni esta gente os quiere tal como sois. No querréis tampoco poner al sector masculino cardíaco (¿o sí?), que ese día ya está de fiesta doble al descubrir que la más sonsa de la oficina, al ponerse minivestido, tenía tetas y piernas.

Siempre habrá en la comida de la empresa alguien intentando evitar que se hable de trabajo. Hablemos pues de las vacaciones, de viajes, de los controladores aéreos, del gobierno… para enseguida volver a hablar de trabajo. Llegan por fin los postres y la peña se desata. El volumen sube y la gente pierde la vergüenza. Y si no es tu mesa, será la de al lado, donde un chalao de repente grite “¡Vivan los novios!”, o una espontánea descuelgue el cartel de “Gracias por no fumar” y vaya mesa por mesa en plan azafata del telecupón y no diga nada, a ver si los fumetas pillan la indirecta. El desmadre comienza ahí, que a eso le acompañan las peligrosísimas fotos, los abrazos, los villancicos y cánticos de toda índole. Puede incluso que haya monólogos, bailes y hasta taconeaos, que ya he visto el vídeo de un tío dando volteretas entre las mesas.    

Para el café, copa y puro siempre será la ciudad de Murcia la reina de la oferta más variada de garitos afternoon, que somos muchos los que vinimos de Lorca, Alhama o Totana a tomárnoslas aquí. Ya sea en el Class, el 609, el Café Moderno, el Lemon o el retornado Perro Azul, cualquier sitio será bueno para ver a tu jefa en un renuncio moviendo las caderas al grito de “¡Loca!”. O incluso en un karaoke, que todavía recuerdo con claridad a un jefe que tuve entonando “Sufre mamón”. Lo bonito entonces será juntarse con otras empresas y así la borrachera es compartida. Y hacer amigos y darse más abrazos, y que las de la minifalda se suban a las tarimas a darlo todo.

Con un poco de suerte, con lo que es esta Murcia, te encontrarás con algún amigo (de los de verdad), y sin que nadie se entere, te separarás de la manada para en un segundo hacer mutis por el foro. Evitarás así malos rollos futuros, que cualquier conversación, cualquier movimiento, pueda ser malinterpretado. Que nadie te asocie a ningún cotilleo ni rumor, que tu reputación siga intacta. Que algunos no nos hemos olvidado de que mañana… es lunes.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Mira lo que te digo, Scarlett

Que digo yo...
Que donde dije digo, digo Diego, o Ryan...
Que ya sé que dije que no quería amores a distancia (y para ser sinceros, tampoco en la cercanía, que estoy en una etapa mu rara de mi vida)...
Pero yo es que a éste, no sé, será por sus ojicos juntos, por las pelis que he visto suyas por las que me imagino que es un jachondo...
Porque está más bueno que el pan y yo con eso me imagino lo que quiero...
Yo me lo traería del Canadá o donde esté pa las Murcias pa invitarle a un pastel de carne, o lo que haga falta! No me diréis que no os lo imagináis por la Plaza de las Flores como pez en el agua... Yo lo veo cristalino!

Mira lo que te digo, Scarlett, si no lo quieres tú... PA MÍ!!!
Vamos, calla. Con el hambre que hay en el mundo...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Mad and beautiful

De pequeña me encantaba disfrazarme. Pero no sabéis hasta qué punto, que es que hasta tenía un armario dedicado sola y exclusivamente a guardar disfraces. Recuerdo que era la sección que más me gustaba de los catálogos de juguetes y lo que me traían los Reyes cada año (maravillosamente confeccionados por mi abuela P). Recuerdo también que pasaba horas dibujando los atuendos con los que soñaba, y que no empezaba a jugar a lo que fuera sin antes haberme caracterizado adecuadamente. En la adolescencia seguí disfrazándome, especialmente en las fiestas de la playa e incluso algún carnaval, pero en la actualidad, y normalmente porque la gente no me sigue el rollo, cualquier sugerencia de fiesta de disfraces echa más para atrás que para delante.

No hace mucho me llegó la invitación a la Mad Men party y sin consultarlo con nadie, acepté, pensando que, total, una fiesta tan friki acabaría no sucediendo nunca. Porque ¿qué es Mad Men? ¿Quién ve esta denominada “serie de culto”? ¿Dónde lo echan y a qué hora? ¿Y disfrazarse? Vamos, calla. 

Por eso llegué tarde a propósito y tampoco puse mucho empeño en el disfraz o en el peinado, no fuera a ser yo la más friki del lugar. Me puse mi vestido la-la-la, llamado así en honor a la canción con que Massiel ganó Eurovisión en el 68 y, aunque me pasaba de moderna pues la serie está ambientada más en los 50, pensé que colaría si es que no dejaban entrar a quien no acudiera disfrazado.

Al llegar a la puerta del Chinatown lo flipé. Justo en ese momento una pareja salía del local a los que estuve a punto de hablar en inglés, que parecía que habían sido sacados de dentro del televisor de un tirón. Él, rubito, con el pelico repeinao, con corbata y traje de chaqueta marrón auténtico, de solapas estrechas. Ella, ataviada con una falda de vuelo a lunares, camisica con cuello Peter Pan que asomaba bajo el abrigo y el pelo con ondas, le sonreía con morritos color rojo bermellón.

Una vez dentro… ¡aquello estaba lleno de Mad People! Mic Rocamora, que ideó y organizó todo esto, flotaba de alegría entre la muchedumbre. “A la gente le gusta ponerse guapa”, me dijo. Sonaba música de Elvis y Dusty Springfield y había parejas que se marcaban un rock ’n roll de lo más auténtico. Me arrepentí de no haberme puesto mis guantes negros largos o no haber sido más atrevida con el peinado y haberme marcado un moñazo de impresión como los que llevaban algunas (“llevo un calcetín dentro”). También podría haberme puesto unas gaficas de pasta con diamanticos o incluso haberme colocado relleno y marcado mis curvas, que el jamonismo también se estila en Mad Men, o si no que se lo digan a los fans de Christina Hendricks. Aluciné especialmente con un grupo de azafatas, ¿de dónde habrían sacado esos gorritos? Va a ser que hubo gente que se preparó el disfraz a conciencia y con antelación, aunque no podía evitar preguntarme si habrían visto también algún episodio de la serie. Que decía mi amigo L, puestísimo en Mad Men, que deberían haber hecho un test de conocimientos en la puerta. “Pues bonica fiesta multitudinaria iba a ser ésa”, le dije, que me juego lo que sea a que la peña no tenía ni pajolera idea de de qué se estaban disfrazando.

Varios días después, nadie lo niega: La fiesta Mad Men fue un éxito y ha sentado precedente. Tanto es así que he oído que se está proyectando otra en Madrid, a la que, si puedo, iré, que ya tengo ideado el modelazo. Ahora que se acercan las Navidades, ha sido un aperitivo perfecto para las fiestas que se nos avecinan. Gracias, Mic, por tu atrevimiento y tu idea excepcional, pero sobre todo, gracias por adelantarme los Reyes regalándome una fiesta de disfraces.

¿Fuisteis a la fiesta Mad Men? ¿Os gusta disfrazaros?

martes, 7 de diciembre de 2010

Top 10 de Restaurantes para Cenas Románticas

Me encantan los ránkings de Trip Advisor. Pongo éste aquí para recurrir a él cuando lo necesite (ya, ya, mis ganas marranas, bla bla bla, pero es que soñar es gratis). Si clicáis en cada uno obtendréis más información, críticas, un mapa, el teléfono pa reservar... A lo mejor incluso conocéis alguno y podéis compartir vuestra opinión por aquí.

Top 10 European Date Night Restaurants

1.
The Library,
Rome, Italy
2.
Clos Maggiore, London, England
3.
Jola's Restaurant, Kinsale, Ireland
4.
Bistrot de Venise, Venice, Italy
5.
Ferryman Taverna, Elounda, Greece
6.
Pla, Barcelona, Spain
7.
La Giostra,
Florence, Italy
8.
Restaurant Couvert, Bruges, Belgium
9.
Terasa U Zlate Studne, Prague, Czech Republic
10.
Bateaux Parisiens, Paris, France

lunes, 6 de diciembre de 2010

Tan lejos, tan cerca

Cada vez que hay un puente y no tengo más plan que quedarme en Murcia, me aparece un run-run mental que me atormenta con voz en off repitiéndome que debería haberme organizado mejor. Sin embargo luego me lo paso pipa siempre, que poco antes de dar vacaciones empiezan a surgir planes como champiñones, y entre lo previsto y lo imprevisto, acabo más liá de la pata de un romano.

Lo contrario de lo que me ha pasado este puente, que por una vez tenía un plan chulísimo y he estado dos semanas diciendo que no a otras invitaciones igualmente fantásticas para estos días. Y es que me voy a Sevilla con cuatro amigas y de repente me noto con el corazón partío. Esto de tener tantos amigos y de ir de Gunilla Von Bismarck por la Huerta del Segura hace que me dé muchísima pena ausentarme un finde. Que es que me voy a perder un día en el balneario de Archena con M y M, la cena en casa de A y el concierto al que va C, entre otros.

“Pero bueno, una vez que estés allí seguro que te lo pasas genial” – me dice L para animarme. “Y oye, tráete un sevillano para ti y otro para las que nos quedamos”. Acha, ¿ves? Eso sí que me da pereza. Y es que hace tiempo decidí negarme a conocer a tíos que no vivan en Murcia. Sonaré parroquiana y cerrada de mollera, pero últimamente, manque me pese, aunque sólo sea por razones prácticas y de boquilla, prefiero quedarme con el producto regional.

Que pongamos que al final caigo y me ligo a un sevillano guapísimo de éstos que sólo yo me imagino. Pongamos también que él es el que me pide el móvil y hasta me dice que va a venir a verme (yo por supuesto me lo apunto en la agenda, dentro de un corazón, para esta Nochevieja). Pues para empezar no me llamará nunca y si me escribe un sms al día siguiente será como contestación al que yo le haya mandado y se despedirá de mí con un “Cuídate mucho” y una palmadita virtual en la espalda.

Aquel que en la oscuridad de aquel pub te pareció el hombre de tu vida (¡a los dos nos gusta el queso de cabra! ¡qué casualidad!), aquel que escuchó la narración completa de tu último viaje, aquel que te llamó “cariño” un par de veces… no vendrá a Murcia nunca, y si tú te ofreces a ir a verlo será capaz de decirte que hasta febrero no tiene un finde libre para ti. Así, mientras el tío alarga el reencuentro con cualquier historia, hay que estar con el rollo ése de mandarle mensajes a cualquier hora, chatear con él por el facebook, aprendernos su horario laboral y hacer como que nos gusta el sexo telefónico. Buff. Y la fe ciega en que no esté liado con otras siete, el estrés de “me contesta-no me contesta”, el estar contando los días para su visita y el llorar desconsoladamente porque te comen por dentro las ganas de volver a verlo. Y que la distancia te hará idealizarlo, y si al fin lo vuelves a ver descubrirás que era un mierdaseca como todos los demás. Calla por Dios, que ya no tenemos veinte años, ni estamos para perder el tiempo con relaciones a distancia que encima no lo son. Basta ya de tíos lejos, jolín.

Manque nos pese, decía, hay que buscarlos aquí. Habrá que abrir bien los ojos y mirar detrás de los aterciopelados, los mujeriegos, los divorciados, los salidos, los espesos, los drogadictos, los tontolpijo, los garrulos, los que llevan arandelas por pendientes (que les falta el loro), los depresivos, los babosos… hasta por fin encontrar a alguien decente al que poder ver todos los días.

Que ahora que lo pienso, al final no va a estar mal lo de irme a Sevilla unos días, para tomar distancia y echar de menos lo que quiera que sea que tenemos en Murcia. Volver con ganas de tíos cerca.

viernes, 3 de diciembre de 2010

La lluvia en Sevilla...

Os dejo un corto genial que he descubierto en un paseo por la red... Adivinad a dónde me voy de puente.


La Lluvia en Sevilla from oriolpp on Vimeo.

Dedicado a mis padres, a uno porque hoy es su santo y a la otra porque la tengo medio convencida para que vuelva a estudiar inglés.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Por fin una tienda Nespresso

¿Os acordáis de esto?
17 de Mayo 2010: Por una tienda Nespresso en Murcia

Pues tras algo más de 6 meses de cábalas y angustias, nuestro sueño se hizo realidad el 26 de noviembre de 2010, día en que se abrió una tienda Nespresso en Murcia en pleno centro, junto al Teatro Romea. El grupo que creamos ha cambiado de nombre pero seguirá existiendo para que sus miembros hablen de sus cosas y, de hecho, tan sólo desde la apertura (hace 3 días) se han unido 8 personas más.

Hoy por fin he hecho mi primera visita (y mi primera super compra) en nuestra tienda Nespresso. El trato es lo que más te llama la atención. Espectacular el momento en el que te abren la puerta y muy dulcemente y de usted te preguntan "qué desea", y te sacan un número para comprar tus cápsulas. Una vez en el mostrador me he puesto nerviosa y todo, como siempre he hecho en otras tiendas, calculando qué crus me hacían falta... cuando de repente he pensado ¡Puedo volver mañana! Al ratico, armada de valor y con voz muy bajita le he soltao al que me atendía que yo era la pringá que montó este grupo... y me ha confesado que tenían miedo de que los 260 nos personáramos a la vez el primer día! Yo se lo decía a ver si se tiraban al rollo y me regalaban la capsulica-reloj que le dieron a los VIPs... pero no ha colado. Eso sí, como a todos los que compran, me han invitado a un dulçao con galletica que, con la que caía, sabía a gloria!

Casualmente, estaba allí más simpático que na, Marcial Guillén, fotógrafo de La Opinión haciendo su trabajo (atentos al periódico hoy) y me ha hecho estas fotos tan chulas.

Una última cosa, ya que estamos, aviso a Nespressoadictos, el 1 de diciembre empieza la venta de los 3 sabores de edición limitada: caramelo (vuelve!), vainilla y almendra. ¡Qué ganicas de probar los tres!

martes, 30 de noviembre de 2010

Incapaz

Si es que he sido incapaz. Mi plan esta mañana era levantarme temprano y, entre otros muchos sitios, ir al Inaqua a preguntar los precios y horarios de sus actividades de fitness y el uso de las piscis (que es que las clases de mi antiguo gym me coinciden con Italiano). Pero he sido incapaz. Por el frío y la lluvia, que es que ni en coche... Y además, sin querer, me aparece el pensamiento seti-maligno cual sombra alargada... Ése que dice "Espérate hasta Enero...". Así que me he quedado en casa... una mañana más, disfrutando de mi radiador nuevo y mi culo esclafao en la silla...

Y entonces me entero por el twitter y el facebook de que ya está nevando en Madrid, Caravaca y Moratalla... En ese momento me llama mi madre, informándome de que se siente incapaz de hacer, como todos los lunes, día de frutas, que hay cambio de planes y hoy comeremos algo calentico y consistente.

Y es que es verdad, pijo, llevo un mes diciéndolo: Que llega el invierno y hay que aprovisionar calorías!!! Que es que ultimamente paso de regímenes y de amarguras! Entre que no tengo ningún objetivo (un evento, un viaje, un bikini que ponerme) a la vista, ningun vestido en el que embutirme, el verano está tan lejos, el hecho de que siga ligando lo mismo gorda o flaca y esta escena de "Come Reza Ama" que rememoro cada vez que tengo ocasión...



Es que fue colgar el teléfono y comerme las dos últimas Digestive de chocolate blanco.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Tomates cherry

Es lo de que me cuesta perder el control a lo que no dejo de dar vueltas desde que A, al leerme los chakras y limpiarme el aura, me dijo que lo vio en mí. Y puede que tenga razón. Aunque me considere un hacha en el arte de la improvisación y el encubrimiento de la desorganización más absoluta, siempre intento estar atenta a todo lo que ocurre a mi alrededor, pues no me gustan las sorpresas. He descubierto además que las únicas dos manías que creo que tengo son derivadas de aquello que me dijo mi maestro reiki.

Una de estas manías, heredada de mi difunto, es la de estrujar las latas de refresco o cerveza cuando están vacías, las mías y las de los demás comensales. No puedo evitar estar toqueteando cada cinco minutos todos los botes que haya en un ágape para cerciorarme de si hay o no algo en su interior y así tener una sobremesa tranquila, sin ataques de ansiedad.

La otra, creo que más común, es la de los tomaticos cherry, que consiste en que me encantan por su sabor y su forma redondica, pero también me parecen engañosos y en definitiva, auténticas criaturas del demonio. Y es que no me gustan enteros. Me putea el no poder pincharlos nunca a la primera y que puedan salir saltando del plato de ensalada, pero ya lo que me repatea sobremanera es que me exploten, quizá por no poder controlar el momento ni el alcance de la mini explosión, o quizá porque siento que se me escapa algo tontamente y sin poder evitarlo. Así pues, siempre los tengo que cortar por la mitad, y los dejo ahí abiertos, bajo control, sin sorpresas. 

Por eso mismo, por esa capacidad que tiene de descolocarme y ponerme histérica una cosa tan insignificante he decidido acuñar un nuevo término para uso y disfrute de las mujeres de mi edad y condición: “Frases tomate cherry”. Se trata de frases bonitas, que te gustan de primeras, que suenan bien, te emocionan y te suelen sacar una sonrisa tontorrona, pero que cuando te acercas a ellas y las masticas un poquito te revientan, te cabrean, y hasta puede que te depriman. He aquí unos ejemplos:

El amigo casado que te dice: “Eres una mujer maravillosa de verdad. Qué pocas quedáis ya así. Qué suerte tendrá el que sea tu pareja.” Y qué a gusto te has quedao, amigo, ahí soltando memeces desde tu atalaya. ¿Pretendías consolarme por algo por lo que no estoy triste diciéndome algo que ya sé? Porque con eso consigues que me entristezca pensando en lo desaprovechada que estoy y lo injusta que es la vida. Gracias.

Un antiguo amor de verano que te encuentra en el facebook tras muchos años: “No me puedo creer que estés soltera”. Y es un halago, sí, pero entonces te sientes en la obligación de responderle con un porqué y te deprimes al hacerte un pequeño examen de conciencia y un repaso de los últimos cuatro años de tu vida. ¿Y cómo darle una explicación sin que suene a un subliminal lloriqueo desesperado?

Por último, el ex rollete que un día se enfrió, al preguntarle, en un ataque de esos nuestros de tenerlo todo bajo control, si ya definitivamente lo vuestro había terminado, va y te contesta: “Sí, pero me gusta tenerte en mi vida”. Ciertamente hermoso pero, ¿has dicho en tu vida o te refieres a tu agenda?

Como los tomates cherry, estas frases aparecen por todos lados, a todas horas y son inevitables. Ya dependiendo de lo controladora o despreocupada que una sea puedes elegir ignorarlas, explotar tú o aplicarles directamente el cuchillo.

Dedicado a C, que me sugirió que a la quiche lorraine le pusiera tomates cherry. ¿Enteros? – le pregunté. Vamos, calla.

jueves, 25 de noviembre de 2010

3 años de Bitterconch

Tal día como hoy hace tres años decidí comenzar este blog... Y como además da la casualidad de que hoy es el Día de Acción de Gracias en mis adorados EEUU... allá voy:

A mis lectores, comentaristas, y a los amigos nuevos que he hecho este año gracias a este blog y a pesar de este blog :) Gracias por ser gente tan estupenda y auténtica que me ha inspirado y enriquecido tanto, con la que he aprendido tanto y con la que sobre todo me lo he pasado tan bien, tanto dentro del blog, como fuera de él.

Gracias también a todos esos comentarios anónimos que han venido a hacer daño, por hacerme crecer y enseñarme a diferenciar la fidelidad de la envidia, el buen corazón de la falsedad y la verdadera amistad de la traición. Mi vida es mucho más plena y sana desde entonces gracias a vosotros.

Gracias a los seguidores de mi página del facebook que abrí hace justo un año y que a día de hoy cuenta con 192 seguidores y una actividad y un buenrollismo bárbaros.

Gracias también a los que me han conocido a través del grupo este friki que creé "Por una tienda Nespresso en Murcia". 259 miembros a día de hoy más bonicos que na, ansiosos porque abran una tienda. Sólo tuvimos que esperar 6 meses, que mañana será el gran día.

Por último, gracias al 609 (ya, soy lo peor), por estar tan cerca de casa y estar abierto los domingos. Gracias también por invitarme a su aniversario anoche y regalarme esos copazos tan chulos. Este finde los estreno como sea que hay mucho que celebrar.

A todos vosotros, a seguir bien. Besos y abrazos.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Tonta del capullo

Ahora los tíos se abalanzarán sobre mí.... pero no en el buen sentido.

Me explico: Desde hoy, para mí, Sara Carbonero es tonta del capullo.

Razón aquí.

Y que tampoco me venga ninguna tía con lo de que tenía complejo, porque me dáis más la razón, y sencillamente me confirmáis que la Sarita está mal de la cabeza. Porque, como véis en la foto, no le hacía falta. Un par de comilonas y dos o tres kilicos de almendras y pa'lante. Una tía además que lo tiene TODO! Poneos a pensar... ¡TODO! Me pregunto también qué pretende la tía, caldear más al personal? Porque es que ha elegido también el momento más oportuno para operarse, cuando la prensa la persigue a todas horas. Que además, trabajando donde trabaja, en un ambiente mayoritariamente masculino, con una audiencia principalmente masculina, que ahora pida que la traten de iguales. Venga por Dios! Yo desde luego ya no pienso lo mismo de ella.

Y ya, si nos ponemos, Iker también me empieza a caer mal. Otro tonto del capullo.

¿No queríais un post de tetas? Pues ahí lo tenéis.

domingo, 21 de noviembre de 2010

La Capea

Días antes del evento, Pepito, de cuatro años, hijo de torero, le preguntó a su primo Andresito, de tres, si pensaba torear  en la capea del sábado. “Hombre, pues si sale una oveja…”. Pero no sacaron una oveja al final, ni ningún toro ni vaquilla para que se lanzaran a hacerse el valiente, y el ridículo en la mayoría de los casos, el resto de los mortales, que en el Evento Taurino de la Finca La Herencia se deja actuar solamente a los profesionales. Los demás vamos a verlos, a estar con los amigos, a pasar el día de fiesta campera y a disfrutar de nuestro solazo murciano otoñal, que es una maravilla.

Todos los años se juntan allí en El Jimenado el ciento y la madre, que éste era mi tercero y todavía me sigue sorprendiendo la cantidad de gente que va. Familias enteras, grupos enormes de amigos, personajes de la Murcia más fiestera acuden cada noviembre desde hace años a disfrutar del toreo de nuestra tierra y de algún que otro invitado de fuera. Y justo por eso, porque suele caer algún famoso y por el pampaneo, los hay que vienen más a ver y a ser vistos, que a disfrutar de los toros y el condumio. Que siempre hay alguna a la que se le nota que lleva planeando el modelito desde la capea anterior, que si la vez pasada erró al llevar los tacones demasiado finos, este año ha optado por una versión más cowboy, innovando con la incorporación del sombrerito y las pieles en el chaleco. A ésas las llamamos las Barbie Capea, cuya melena recién salida de la peluquería, con su onda perfecta, siempre me fascina. ¿A qué hora se habrán levantado estas buenas mozas para subirse la pestaña?

Y por supuesto, si hay Barbie, hay Ken. El Ken Capea o Ken Campero también viste botas de cowboy, o puede, si es más casual (pronúnciese cásual), llevar deportivos de Prada. Lleva sí o sí, camisa y americana aterciopelada, y no pasa calor. Además, se ha vaciado un bote de perfume y otro de gomina para la ocasión. Otro que madruga.  

Para la corrida siempre nos sentamos en el mismo sitio, una especie de palco donde, cuando no se tiene ni idea de toros, como es mi caso, es bonito que cada vez seamos más, para oír los comentarios de los entendidos, disfrutando a la vez de de un aperitivo multitudinario.

El primero en torear, con sus sesenta cumplidos, fue Luis Miguel, que al enfrentarse al toro se quitaba treinta años de golpe. Tanta alegría llevaba ese hombre en el cuerpo, que en medio de la faena se marcó un taconeao frente al toro, como si nada. Le siguió el Tato, pero confieso que lo vi poco, que me pilló repostando cañas. Tras él, de traje de chaqueta blanco y coletica engominá, Javier Conde, que ni qué decir tiene que se puso perdío, como cada vez que uno se viste de ese color. Le cantó su mujer, Estrella Morente, en plena faena, y eso, sin tener yo ni idea de na, me puso los pelos de punta. 

Y tras los de fuera, los tres murcianos salaos: mi admirado Pepe Moreno, Alfonso Romero y el simpático José María Requena para poner el fin de fiesta.

Aunque la fiesta campera ahí no acaba, que para las copas de la merienda se habilita una carpa con barra libre y música en directo y ¡ay, si esa lona hablara! Que nunca me explicaré como el olor a zorrera en la ropa pudo ser tan atractivo. Que a pesar del frío de estar en medio del campo, se escapan las parejas a esconderse en los burladeros y comentar la faena bajo las estrellas. Que en esa carpa, año tras año, siempre hay un momento en el que se va la luz y los tímidos se desatan. Que lo he visto yo eso más de una vez y más de dos. Que aún sin caja, se crea un tablao flamenco invisible donde se desgañita hasta el más cohibido. Y siguen los bailes y la jarana… hasta que el cuerpo aguanta. ¿Has ido alguna vez a una capea?

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Por qué no me llamas?

Salimos una noche, todo fue bien... Empezamos algo, algo maravilloso, nos lo pasamos tan bien... Pero hey! ¿por qué no me has llamado? Creía que te volvería a ver.

We went out one night
Everything went right
We got something started
It was outta sight
We had such a good time
Hey! Why didn't you call me?
I thought I'd see you again

By the phone I wait

Staring into space
Thinking about our first kiss
Out on our first date
We had such a good time
Hey! Why didn't you call me?
I thought I'd see you again

Why don't you call me again?

I'm gonna ask
When I see you again
Thought you would be my man my lover my friend
I never never thought it would end so quickly
It would end

I've resorted to

Hanging up on you
I know you know it's me
How else will I talk to you
We had such a good time
Hey! Why didn't you call me?
I thought I'd see you again

Why don't you call me again?

And I'm gonna ask
When I see you again
Thought you would be my man my lover my friend
I never thought it would end so quickly
We had such a good time
Hey! Why didn't you call me?
I thought I'd see you
I thought I'd see you
I thought I'd see you again

Hey! Que aquí no ha pasado nada, eh? Que sólo estoy ensayando para el concierto de mañana ;)


Why Didn't You Call Me. Watch more top selected videos about: Macy Gray

miércoles, 17 de noviembre de 2010

True Romantic Morning!

Me he levantado de un happy-tontorrón... QUE NO ME AGUANTO!!

Se me mezclan varias cosas en la cabeza, canciones, videos, otra canción, otro vídeo... algún que otro sms extraño pero divertido... y hasta tengo ganas de trabajar!

Será el día este de gris y lluvia que, por extraño que suene... ¡Me encanta!

En primer lugar, me he levantado tarareando esta canción, no me preguntéis por qué, pero a que es super happy?



Luego la noticia de la Royal Wedding, con la que rápidamente he preparao una activity para mi blog de clase (qué le voy a hacer si yo...). Os dejo el enlace aquí, por si queréis practicar vuestro inglés. Que estará el crío calvete y tal pero... oh, that beautiful accent!


Hey, y hablando de clases de inglés... ¡Esta tarde salgo en la tele!

Pa que luego digan que noviembre es un mes triste...
Feliz día a todos!

El invierno ya está aquí

Eso que dicen de que en Murcia no tenemos otoño… O que el invierno en Murcia en realidad es un otoño… 

A la 1:30 del mediodía cruzaba yo hoy la soleada Plaza Belluga casi que corriendo. Por una vez en mi vida no llegaba tarde, así que si iba rapidico era porque hacía un viento helado de quitaba la respiración. Hoy el sol no calentaba tanto como ayer o como este pasado finde (que yo creo que hasta cogí color el sábado).

Llego por fin al edificio, entro y respiro algo de calorcico, qué alivio, y allí me encuentro con Loles: "Nena, qué frío hace de repente" - le digo al sentarme en el taburete de la cantina. "Claro, es que es mi cumpleaños".

Y es que es verdad. No que no me acordara de su cumple, ojo, que por eso fui a verla, sino que, con su sonrisa preciosa habitual, me estaba recordando que el invierno siempre empieza con su cumple. La conozco desde hace más de 15 años y, entre mis amigas, el cumple de Loles marca el principio del invierno. Es más, siempre en su fiesta estrenábamos algún conjunto nuevo, las botas, algún jersey...

Estos días hablábamos del calor que hacía todavía para ser noviembre, de si hacía frío por las mañanas sólo, de si habíamos puesto el nórdico ya pero nos asábamos, de si habíamos hecho el cambio de armarios ya del todo, de que mi madre me quiere comprar un calefactor como regalo de santo... Y yo les decía "Esperaros al cumple de Loles", que es que hasta una compañera de trabajo que no la conoce se acordaba de mí repitiendo la misma cantinera el año pasado. Y es que es infalible nuestra teoría. Que luego volverá el calor en diciembre, pero de momento... el invierno ha llegado.

Desde aquí felicidades a mi amiga Loles por mil cosas de las que sólo diré unas cuantas: por su cumple, por haberse sacado el teórico, porque el flamenco haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad tal día como hoy, porque la peque ya está bien, por esos 10 años y, sobre todo, muchas felicidades por ser como eres. Te deseo que sigas contagiando tu energía, sonrisa, generosidad y alegría mil años más.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Disfruto

Será lo de la crisis, y que estamos locas perdidas, pero a mis amigas y a mí nos ha dado por los descuentos. Ofertas en restaurantes, en cosmética, en parques de atracciones, en los relojes de Sara Carbonero… lo que sea. Cualquier hallazgo, aunque no lo necesitemos, aunque jamás se nos hubiera pasado por la cabeza tener o hacer algo así, se convertirá en una pequeña obsesión, un pequeño deseo, una nueva experiencia que nos plantearemos probar. Aunque no los aprovechemos, aunque sólo les dediquemos cinco minutos de nuestro pensamiento, el materialismo y la codicia se apoderan de nosotras, justo ahora que es cuando menos lo necesitamos. Cualquier cosa es tentadora de repente: ¿Una cena a la americana a base de costillar y coca cola para dos? ¿Una sesión de acupuntura? ¿Un día en Terra Natura con los niños gratis? 

 Y así fue como ocurrió. En unas de ésas, una buena mañana de esta semana, mi amiga M encontró un descuento y lo dejó caer en mi bandeja de entrada. “Sólo tienes 24 horas”. Y como justo me pilló estresada, agobiada y con ganas de gritar, el mero hecho de abrir el correo fue como ver la luz al final del túnel. Esta vez sí que necesitaba un poco de amor en forma de descuento, y además ya.

“Disfruta del lujo con un masaje de oro por sólo 6 euros”.

Entonces paré lo que estaba haciendo y decidí investigar sobre semejante frivolidad. Cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que el masaje de oro era cosa seria. Resulta que ya se realizaba en el antiguo Egipto y no se trataba del típico capricho estético, consistente en caricias y mimos, sino más bien de un masaje con fines curativos, reactivando la circulación y aliviando contracturas musculares de espalda y piernas. Hasta ahí la parte física, que ahora llega la mística. 

El masaje de oro además puede ser considerado un ritual de prosperidad, pues atrae al dinero y al éxito, aumentando la autoestima y alejando las influencias negativas. Así mismo, te alivia en momentos de estrés y te reactiva si estás decaída. Y Jennifer López es súper fan, ¿qué más quieres, Federico?

Así pues, dicho, hecho, comprado y reservado cita, al día siguiente, a las 10 de la mañana.

Menudo masaje, amigos, menudas manos las de A, incrustándose en todos mis nudos y contracturas desde los pies a la coronilla. Como si desencorsetaran varios años de tu vida, casi como una liberación. Con dolor, pero sintiendo alivio y respiro. Un “dolor rico” que dicen en Sudamérica, según A, con momentos de mecagoentusmuelas, según yo.

Tras eso, A, que hasta ahora me había explicado todos sus movimientos sobre mi espalda, guardó silencio para leerme los chakras dibujando símbolos sobre mi espalda. Poco después se llevaría mi energía para limpiarme el aura. Yo mientras, me mordía los labios reteniéndome las ganas de preguntarle mil cosas, intentando a la vez poner la mente en blanco para que no le aparecieran mis dudas y malos rollos. Que lo suyo era que se los llevara todos.

Dice A que al limpiar mi aura leyó en mí muchas cosas, como que me cuesta perder el control y que soy una mujer poderosa. Esto último, a pesar de la torta monumental tras treinta minutos de masaje bocabajo, me emocionó y me hizo sentirme lo menos 2cm más alta. Sería también debido al estado medio galáctico en el que me encontraba, que salí de allí que parecía que flotaba, cruzando la Pasarela como una triunfante de Bridget Jones, recitando inevitablemente un mantra de una rubia más real y más de aquí que decía: “Me encanta el oro, me vuelve loca el oro, todo junto. Yo, o nada o mucho. Disfruto.” ¿Has probado ya el oro? 

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cuentos modernos

A veces pasa que, de la manera más tonta, más peregrina, por un contacto de twitter, por un mensaje descarado en el facebook, porque ambos comentáis en un blog, o incluso, por una llamada equivocada a tu teléfono… conoces a alguien. Alguien a quien no habías visto en tu vida y al que, por mil circunstancias, no podrás ver a diario, entra a formar parte de tu vida de la manera más inesperada.

Ese alguien, en principio tan extraño y tan lejano, tan diferente a ti, poco a poco se va convirtiendo, mensaje tras mensaje, email tras email, llamada tras llamada, en algo curioso, misterioso, excitante, que quieres conocer aunque sólo sea para que se te quite ese continuo vuelco al corazón. Con el tiempo, quizás trascurridos solamente unos días, aquel alguien se convierte en un amigo, un alguien familiar, cercano, casi imprescindible, con quien compartes confidencias, un par de fotos, una canción. Y pronto serán tres las tomas de contacto diarias, las mínimas para contarse la anécdota absurda de la jornada, otra para hablar de lo divino y lo humano, y la tercera, la última, la más larga, justo antes de dormir, para desearse un buen día siguiente y para conseguir que soñéis el uno con el otro. Igualmente e inevitablemente os convenceréis de que es posible un futuro juntos, y con ello llegarán los castillos en el aire, donde os imaginaréis viviendo el más fascinante y perfecto cuento de hadas jamás contado. Y así, sin casi darte cuenta, ese alguien que no conocías y realmente no necesitabas, se convierte en el centro de tus días y tus noches. Y desearás con todas tus fuerzas no necesitarlo tanto.

Entonces llega un momento en el que, por parte de los dos, urge acabar con las intrigas y el sinvivir y conocer a ese alguien en carne y hueso, ser espectador directo de sus gestos, tocarlo, olerlo. Y sin timideces organizaréis ese finde en el que veros por primera vez, aun con el miedo de que pueda tratarse del error más grande que hayáis cometido en la vida. Así, tras mil emails y mil llamadas, llegará el día en el que se acaben las cuentas en la agenda, las cruces en el calendario y aparecerá él, puntual, donde habíais quedado, y el mundo se parará a vuestro alrededor y… ¿sabéis qué pasa a continuación? Que todo saldrá bien. Que las primeras miradas serán llenas de ternura, pero pronto pasarán a ser gestos divertidos y más vuestros. De la forma más natural quedaréis instantáneamente imantados el uno al otro y desearéis permanecer juntos así para toda la vida.

Bonito, ¿eh? Pues que sepáis que yo no creo en nada de esto. Estas cosas no pasan. Todas estas historias, estos cuentos de hadas modernos, se los he oído a otros, lo típico que le pasó a una amiga de un amigo. A mí, lo que es a mí, no me ha pasado esto en la vida. Será porque no me dejo, o porque no me lo merezco. Quizá porque no me lo creo o quizá porque me niego a empezar historias fantásticas con quien no elijo. Me niego a creer en el destino y a tener líos con alguien que no me gusta de primeras y, por durísimo que suene, me niego a dar oportunidades a quien no me entra por los ojos, que a mí ya no se me ablanda el corazón, ni estoy de oferta. Me encuentro en un momento cansado, apático, en el que no me creo nada y no quiero perder el tiempo con algo que siempre acaba y siempre duele. No me intriga este tipo de tramas porque preveo el desenlace. Así que no me busques, no me escribas, no te empeñes en que debo conocerte. Si no es, no es, y no voy a salir contigo. Soy una rancia, una estúpida, una tiquismiquis y no te gustaré. No soy tan interesante como crees, ni tan especial como en la película que te has montado.  

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Domani è già qui

¿Cuántos tíos buenos contáis en este vídeo? Llevo tres días soñando con Giovanotti (¡¿desde cuándo está tan buenorro?!) rapeándome al oído. Ains!
¡Quiero irme a Italia YA!

jueves, 4 de noviembre de 2010

Amando la trama

Ya que no he podido ir al concierto (está tocando en el auditorio en estos momentos), me estoy pegando una hincheta a Jorge Drexler en casa con ayuda del spotify de padre y muy señor mío.

Para que disfrutéis un poquito de Drexler vosotros también, os pongo la letra preciosísima de mi última canción favorita suya, La trama y el desenlace, y se la dedico inevitablemente a dos personas por mil motivos.

En primer lugar se la dedico a A, porque él tampoco ha podido ir al concierto por causas de fuerza mayor, porque me encontré a Drexler en su muro y me habló y porque... digamos que le hará gracia que se la dedique yo a él y no al contrario.

Y en segundo lugar y por supuesto, a C, porque la oí por primera vez junto a él, porque me paseé por Madrid con él, porque me ha conseguido una entrada aunque ya era demasiado tarde y porque además, ya de paso, hoy es su santo. Gracias, petardo, por todo eso y más.

La trama y el desenlace

Camino por Madrid en tu compañía,
Mi mano en tu cintura,
Copiando a tu mano en la cintura mía.
A paso lento, como bostezando,
Como quién besa el barrio al irlo pisando,
Como quién sabe que cuenta con la tarde entera,
Sin nada más que hacer que acariciar aceras.

Y sin planearlo tú acaso,
Como quién sin quererlo va y lo hace,
Te vi cambiar tu paso,
Hasta ponerlo en fase,
En la misma fase que mi propio paso.

Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,
Entrar y salir de fase.
Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.

Fue un salto ínfimo
Disimulado,
Un mínimo cambio de ritmo apenas,
Un paso cambiado,
Y dos cuerdas que resuenan con un mismo número en distintos lados,
O el paso exacto de dos soldados,
Como dos focos intermitentes,
Subitamente así, sincronizados.

Dos paseantes distraídos
Han conseguido que el reloj de arena de la pena pare,
Que se despedace.
Y seguir que el rumbo que el viento trace.

Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,
Entrar y salir de fase.
Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.

Ir por ahí como en un film de éric rohmer
Sin esperar que algo pase.
Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.

Te vi cambiar tu paso,
Hasta ponerlo en fase,
En la misma fase que mi propio paso.

Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.

Camino por Madrid en tu compañía.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Historias de Halloween

Anoche en la cena al final acabamos contando historias de miedo. Sobre todo de casas antiguas, las de la playa, las de los abuelos, las del campo. De ruidos extraños, sábanas que se deslizaban, luces que se encendían solas y hasta trozos de pizza que desaparecían. Yo, que estas cosas no me gustan, intentaba pararles los pies a los narradores, que luego estoy que vuelvo a mi casa a dormir sola, y más teniendo en cuenta que el edificio donde habito tiene unos 40 años... Pero al final me reía, sobre todo con historias no sé si más de terror que las de espíritus, como la de la niña irlandesa que perseguía a C por un pasillo... o la de los atuendos de la madre... o incluso recordando al guapo (pero salido) de Michael Hutchence... animalico mío.

Fue una noche de lo más completa, que después fuimos al Atomic en el tren de la bruja (escobazos incluidos), a ver cómo pinchaba semejante personaje que es Miguel Ángel Keaton. Y no estuvo mal, muy Jalogüín, que sumándole la idea de las pegatinicas, las fotos y la tontería, lo pasamos bien, a pesar de que tanto el Atomic como el Ma-t estuvieran prácticamente vacíos. ¿Fue porque la gente salió más el sábado? ¿O porque estaban todos repartidos entre Luminata y la Boutique? Porque tendríais que haber visto las puertas de ambos locales. Todo lo que yo pudiera contaros es poco. Lo único que puedo decir, si eso, es: QUÉ CURRADOS LOS DISFRACES!!! Y qué mogollón de gente.

Y ya, uno de los mejores momentos de la noche ocurrió en Luminata, cuando pararon la música, apagaron las luces y pusieron este vídeo. Me hizo una ilu de lo más tontuna, quizá porque era de las cosas que más terror me daban cuando era cría y lo ponían en La Bola de Cristal. Y me fascina cuando pienso que Michael Jackson nunca celebró Halloween en su infancia (era testigo de Jehová y mirad un aviso aclaratorio al principio del vídeo). Así le salió el video de afanao.

Una horica después de la proyección del video, cansada de codearme con zombies, novias cadáver y Alex de La Naranja Mecánica, me fui a casa, y estaba tan reventaíca y tan concentrada en mi incipiente catarro, que se me olvidó pensar en ruidos extraños, en muertos y en fantasmas.

Estas son mis historias de Halloween ¿cuáles son las tuyas? ¿Has pasado un buen puente?