domingo, 30 de noviembre de 2008

El castillo (XII)

Llegó la tarde que tan ansiosamente esperaba: La tarde del montaje. ¿Y quién vino a ayudarme? Tan sólo dos personas! Mi Deivi y Anica que, para más inri, está preñada. Genial. Mi Sonia, en un arranque de sinceridad, ya me avisó: "Yo si es pa montar muebles, paso".

La preñi me trajo una maceta super chulífera, mi primera maceta, chispas, y Deivi me trajo la Startbox, un invento maravilloso de Ikea que compramos allá por febrero, y que él había estado custodiando desde entonces. Yo puse café, tés y Apfelflarnkakor :)

Así empezamos...

... y así quedó:


Deivi fue quien lo montó todo, las cosas como son. Montó el Poang con una mano y el sofá casi casi que también. También me puso un mueble del baño, una mesica auxiliar que no se ve... Ana y yo éramos su ayuda de cámara. La preñi me colocó un montón de cosas y yo... pues... yo estaba, que es lo importante. Y supervisaba.

Esto ya parece una casa de esas de las de vivir en ellas. Hasta le he puesto imanes a la nevera. No me quedé a dormir porque no encontramos las instrucciones del sofá-cama y no nos atrevimos a improvisar con el mecanismo. Y cama no tengo, que si no...

Desde aquí les doy muchiiiiiiiisimas gracias a mi equipo de montadores. Os debo algo muy gordo, guapetones. Mil besos.

sábado, 29 de noviembre de 2008

El castillo (XI)

Os presento.. tachán, tachán: mi vestidor. Le faltan unas baldas entre la cajonera y el... pantalonero! Cómo suena, madre mía. Me siento más Carrie Bradshaw que nunca. Curiosamente, en la foto, sale la pared azul, pero no, es blanca. Esto es la vista desde mi dormitorio, ese que tengo verde, verde que te quiero verde. (Aprovecho para informaros de que el verde se ha calmado ya, y estamos todos más tranquilos, aunque energizados de por vida)


La cocina queda así, a falta del dichoso lavavajillas. El tuneo no me ha quedao mal, no? El frigo ya está en su sitio y a falta de que darle un poquico de lustre a esa puerta que no sé si percibís el color el que refleja... el de la pared de enfrente.



¡Este era el rojo que yo quería! ¡Ahora sí! Sólo hicieron falta 4 días y 1327 capas para conseguirlo, pero el esfuerzo mereció la pena.

Ya podéis ver también la barra que me ha construido mi Ramón entre el comedor y la cocina.

Ya queda menos.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Un año de...

No sé por qué motivo pensaba que hoy, 27 nov, se cumplía un año de este mi tontiblog. Pero no. Llevo dos días de retraso, ups!

Así pues, reescribo el post:
Hace un año y dos días, un domingo, decidí hacer públicas mis historias, mis rollos, paridas e idas de pelota. 209 posts, sin contar este.

Empecé con dos entradas, una emulando a la Bradshaw, y otra, con la canción que subtitula al blog. El primer comment no llegó hasta el tercer post, de alguien que luego escribió con otro nombre y que ahora me comenta en persona. En el cuarto post hablaba de que no hacía deporte, en el quinto ya empecé a meterme con Yecla, y en el sexto empecé a hablar de comida... También hablé mucho de tíos, de las relaciones humanas, la falta de cortejo y mis ganas de amor y fue precisamente un post sobre este tema el que se llevó el record de comentarios.

Han cambiado muchas cosas en este año. Cambios mayoritariamente buenos, pero de los que ya haré balance en su momento. Mientras tanto, otras cosas se mantienen intactas, como mi pasión por la música, por tener mi propia casa, mi apetito, mis chapas y las ganas de contaros las pequeñas chorradicas del día a día.

Otra cosa que no cambia, y que también cumple un año por estas fechas es algo de lo que yo he hablado mucho en este blog: el 609. Mencionado por primera vez el 17 de diciembre y "probado" por primera vez el 21, ¿quién me iba a decir que iba a ser el escenario de tantas y tantas historias?

Ayer se celebró el aniversario con una exclusiva y exquisita fiesta a la que yo fui invitada, y es que no podía faltar! Hubo risas, viejunos, caras conocidas y las canciones peretas de siempre. También hubo tortillas de patatas, saladitos, sushi y ferrero rocher.

Fue extraño, porque para una vez que era la 1 de la madrugada de verdad, yo esta vez tenía la impresión de que fueran las 7 de la tarde.

Mañana habrá más 609, aunque sea un ratico. Es que es viernes, pijo.

Este post se lo dedico a todos mis lectores y comentaristas, porque vosotros dais magia a este blog. Porque sois todos grandes amigos, os conozca en persona o no, y porque es divertido, cuando los desconocidos os presentáis, que hablemos de nuestras cosas como si fuéramos amigos de toda la vida.

martes, 25 de noviembre de 2008

El castillo (X)

El tercer shock de color y ya prometo que paro...

¡¡ROJO!!

Es un poco rollo frambuesa, que no es el que yo elegí, creo, pero mola un montón, o a lo mejor habrá que esperar a que se seque. En la foto véis la primera capa, con lo cual se notan las marcas aquellas de mi incomprendido arte...

La que se ha quedado chulísima es la pared gris oscura, eh? Tiene un éxito. Ay, incrédulos, que no os fiábais de mi elección. Las otras dos del salón, las gris claro como sabéis (soy consciente de que me repito) ya están terminadas. Pedazo de salonaco tengo, madre mía.

Visto desde el balcón... La nevera está casi casi en su sitio, falta empujarle un poco más. Antes de que me preguntéis nada, el mueble frente a ella, en el suelo, no es nada, va a la basura.


¿Y qué más? Estoy a la espera de que me terminen el vestidor, me pongan la barra que va en la columna esta que separa el salón de la cocina, arreglar un par de cables... y ya, limpiar, traer cosas y montar muebles. A ver si este viernes duermo ya allí.

Estáis todos desde YA invitados a café, té y pastas. Y podéis traeros la black&decker, si eso.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Ay Ramón

Dedico este vídeo a...

- mi carpintero, Ramón, por ser el más rápido a este lado del Segura y por las cosas tan bonitas que está haciendo, siempre con una sonrisa. (En la foto, interior de mi vestidor, visto desde mi dormitorio.)

- mi tío Ramón, que era el más grande y el mejor tío. Porque me acuerdo mucho de él y porque él fue el que eligió el color que me ha hecho ser como soy.

- Paul Spleen, por inspirarme este post y porque es, casi casi, lo que yo quise ser. Ahora, como venga a Murcia y no me dé un toque, lo mato.

Para ellos y para vosotros, un poquito de Rock & Roll para que empecéis con alegría la semana.

video
Si véis que tarda mucho, lo tenéis también aquí.

sábado, 22 de noviembre de 2008

El castillo (IX)

Anoche, tras la millonésima visita a Ikea, fui a ver los avances del viernes tarde, que fueron muchos. Lo primero: Pintura de la entrada terminada:


Pared de la cocina pintada (gris claro), Silestone puesto, fregadero, grifo (a falta de desagüe)...


Ahí irá el lavavajillas. Fijaos en el armario de la puerta transparente, ¿véis un paquete? Son galletas de Ikea, que esta tarde ya empiezo a invitar a té y pastas. Con un par.

Pared gris oscura del salón terminada, estantería del microondas colocada, esa pared irá en un color que os provocará el tercer gran shock colorífero. Aviso.

El resto de las paredes del salón son gris claro. Lo podéis ver en la siguiente foto, junto a los mil trastos de los pintores y la montaña de muebles, a falta de que les den la ultima capa.


Mañana, con un poco de suerte, acabarán los pintores. ¿Quién se apunta el finde que viene a montar muebles?

viernes, 21 de noviembre de 2008

El castillo (VIII)

Estaba indignada. Volvía hoy de la escuela sobre las dos de la tarde con una mezcla de miedo, ansiedad y cabreo. A pasico ligero me dirigía a mi piso. Y es que el jueves nadie vino a currar! No hubo cambios, no se continuó con la pintura, del marmolista no tenía noticias... El único que se libraba de mis maldiciones era Ramón, el carpintero, porque su trabajo no lo puede hacer en mi casa y porque sé yo además que el tío es más rápido que el viento. Ay, mi Ramón.

Una vez engullido un euro y cinco de gominolas en menos de 100 metros, giro la llave...

Ohhhhh!!!!

Lo que véis en el centro es mi entrada y la pared esa es el vestidor. Ya lo han pintado de blanco (ese tabique es de madera).

Y a la derecha...

Eso es mi dormitorio, señores...

Primera capa...

¡Es VERDE FOSFORITO!


Gracias de nuevo

Tengo nueva vecina de garaje.

Para los que no lo habéis visto nunca, os informo de que mi garaje es el más pequeño del mundo. Eso significa, entre otras cosas, que, si quieres ser buena vecina, debes dejar espacio a tus compis de plaza. Para ello simplemente debes pegarte al máximo a la columna opuesta al vecino. Sencillo.

Pues esta no parece haberlo pillao. Así es como aparca mi vecina, eso es lo que se pega ella a la columnica de marras.

Así es como lo dejo yo:


Esto es lo que pasa cuando Conch-culo-gordo quiere entrar a su coche:

Ayer le dejé una nota en el parabrisas pidiéndole muy educadamente que le agradecería que me dejara un poquico más de sitio... La foto es de hoy.

¿Qué hago? A punto he estado hoy de dejarle una nota que ponía: "Gracias de nuevo!" aunque visto lo visto, puede que no pille la ironía.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Algún día os contaré


Algún día os contaré cómo acabaron las obras de mi casa, de qué color pintaron las paredes y cómo quedó el vestidor y la cocina.

Algún día os contaré que me apunté a un gimnasio, al que iba más o menos regularmente, a hacer algo llamado Fit Life, que yo creía que sería un aerobic de marujas... y estaba equivocada.

Algún día os contaré al ritmo de qué canciones hacía yo diferentes ejercicios: los del equilibrio, los de musculación de brazos, las abdominales. Algún día os hablaré del día en que incluyeron body combat en las sesioncicas... y también os contaré las agujetas perennes en el culo y piernas.

Algún día os hablaré de mi plan de cuarentena antes de Navidad. Un plan de puritanismo para adelgazar y ahorrar. Os contaré que han pasado ya 10 días y no sólo me gasté 200 euros ayer en algo que no necesitaba sino que también he engordado un kilo - and counting. Algún día os contaré lo feliz que eso me hace.

Algún día os hablaré de mi amor por Obama. (I have a crush on Obama!). Os contaré los vídeos que les puse a mis alumnos, los posters con su cara con los que forré dos aulas, y hasta la canción que les puse, a pesar de que ya habían pasado dos semanas de su elección.

Algún día os contaré estas y muchas otras cosas.

viernes, 14 de noviembre de 2008

La sorpresa del jueves noche

¡Qué contenta estaba yo el jueves tarde en mi escuela! Qué alegría por fin. Con qué emoción se lo contaba yo a Lucy. Mi casa estaba limpia, vacía, y en espera.

En espera de escayolista, electricista y pintor. Pero eso ayer, en ese momento, era ya casi casi lo de menos. El gran avance del jueves fue ése, la vuelta a la amplitud, al vacío. Vacío espléndido para llenar cuanto antes. Para traer muebles, trastos, para empezar a irse, para empezar a vivir.

Al volver de clase, mis padres me esperaban para ir a verla. Y yo dudosa: "Es que... no sé si ir, no quiero que se me estropee este sabor de boca. Si veo que no ha cambiado nada esta tarde... y mañana siendo ya viernes..." (La de días que he pasado por allí sin ver progreso alguno). Aún así fuimos los tres, era un riesgo que debía correr pero para el que sin embargo estaba sobradamente preparada.

Al abrir la puerta... un perigallo en medio de la entrada.
Electricista? Sí, han cambiado la luz del futuro vestidor.

En el lavadero hay trastos, ¿qué es esto? ¿y esto? Mi sillón Poäng, que dejé en el estudio!

Y en el baño hay material...

¡Han venido los pintores!

Como si de la mañana de reyes se tratara corrí hacia el estudio...

para encontrarme con...

AZUL!

martes, 11 de noviembre de 2008

El castillo (VII)

Pos no han cambiado las cosas ni na en una semana...

Y perdonad la ausencia, y perdonad que las fechas no tengan mucho sentido :) Perdón perdón perdón (pero gracias por el interés, guapos!)
Semana del 4 al 12 de noviembre, more or lesss

Acabaron los albañiles viejunos por fin las obras. (He quedao con ellos en invitarlos a pasteles de carne con unas estrellicas). Y no sólo eso, sino que, eventually, con el tiempo, también se llevaron los escombros y todos sus trastos...
En la foto podéis ver el salón, to limpico. En ese lado va a estar la mesa, o sea, el comedor. Al loro con el solazo, mi balcón, mi maceta, y las pruebas en la pared. Esa quedará en gris oscuro. Con un par.

Aquí tenéis el otro lado, el de la tele, el sofá, el sillón pöang y vete a saber qué más. Me pega una mesica árabe con su té... y los puffs, y los cojines en el suelo, claro. Ese lado va en gris claro.

Y ahora la cocina. La pared que véis "restaurada" irá en gris claro. Fácil de imaginar, eh? La nevera sigue en medio. No os tengo que repetir que ése no es su sitio, no? ¿Y que la adoro? ¿Os lo había dicho ya? El interior de la cocina irá en gris claro, encimera en silestone blanco Montblanc... Los cajones que se ven al fondo irán a parar a la barra que he diseñado que quedará fuera partiendo de la columna de la izquierda, y el hueco que dejan esos cajones se destinará a un lavavajillas...

¿Y la pared de la izquierda de la cocina? Esa que iba a ir en verde botella... Ha habido cambios, señores, ha habido cambios, aunque lo dejo para otro posteo.

Esta última foto es de la entrada, algo que no os había enseñado, pues siempre estaba llena de trastos y además, sinceramente, se me olvidaba. Lo cual habría sido un gran error pues es, sin lugar a dudas, donde va a acontecer la transformación más drástica...

En este espacio es donde va mi vestidor. Sí, y la entrada a mi dormitorio.
Para terminar utilizaré las sabias palabras de mi padre, que dice me voy a ir a vivir a la casa de Charlot, en la cual se entra al estudio por la cocina y al dormitorio por un armario.

Este post se lo dedico a Ramón, mi carpintero. Por esa forma que tiene de hacer realidad mis sueños y además, con una sonrisa que contagia y dura días y días. Gracias, jolín.

lunes, 3 de noviembre de 2008

El castillo (VI)

Lunes 3 de noviembre: Paredes nuevas

Hoy las obras en el castllo han ido súper rápidas, ha avanzado la cosa un montón, ¡estoy de contenta! (¿Tendrá algo que ver que P+M le pusieran las pilas al jefe de obra?)

Este mediodía estaba ya tapiada lo que antes era la entrada a mi dormitorio. Al dormitorio ahora se entrará por otra zona más próxima a la entrada. Más concretamente por un vestidor que todavía no me han hecho (pero que, aunque no lo creáis, me corre menos prisa).


El interior de mi dormitorio queda entonces así. Es chiquitico.

Tengo ahora la duda de la orientación de la cama. La foto es desde la puerta y en principio había pensado que fuera cabeza a la izda, pies a la derecha... pero con este cambio... ¿y si pongo la cama mirando para nosotros? Es decir... el cabecero apoyado en esa pared de enfrente. Tendría la ventana a los pies. Tendría que acostumbrarme a bajar la persiana del todo siempre. Sea la orientación que sea, me tienen que quitar el telefonillo y los interruptores de ahí, que ahora quedan ciertamente absurdos. Con los trastos del aire acondicionado algo tendrán que hacer también, aunque me da un poco más igual.

Por la noche la pared ya estaba así: con su capica de cemento, lisa, más bonica que na.


Os pongo una foto de la cocina, aunque se vea regulín. La nevera, como sabeís irá en el hueco a la derecha, tras el muro. La encimera la voy a cambiar por una blanca. Y ¿veis la losa esa verde? De ese tono quiero pintar la pared de en frente? Me da que el rojo quedaría... demasiado colorín, o demasiado contraste, no sé.

Qué alegría tengo hoy en el cuerpo. Me he hecho un vídeo con un tour por mi casa y todo.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Hoy no voy a Ikea


Hoy no voy a ir a Ikea.
Por tres razones fundamentales:

1. Voy a ir, como mínimo, el martes, el miércoles y el jueves de la semana que viene. Resulta que hay unas ofertas esos días concretos que me interesan, más luego las del mes del Ikea family, más alguna que encuentre por ahí… más algo que necesite imperiosamente poseer... y si eso, alguna vela.

2. Sigo más mala que los perros. Me fui de cena y me salté la dieta, así que… a casita a la 1. Pero es que, antes de que me echéis la bronca, ¿cómo le iba yo decir que no a esa ensalada de palmito tan original y a esas quiches tan sabrosas? (Vale, vale, lo del pan con chocolate caliente fue una animalá en todos los sentidos, pero una vez doliéndome…).

3. Tengo que buscar mi ropa de invierno y quitar la de verano del armario, que estamos en noviembre!

Por lo demás, sigo dándole vueltas a mi casa. Hoy he cambiado (mentalmente) la orientación de mi cama pero no diré nada pa que no me hagan más rozas y tarden mil semanas más. Ya me buscaré la vida. También por si de aquí a un rato cambio de opinión.

Los colores de las paredes están decididos en un 83%. Se perfila el verde bitter para el dormitorio.