domingo, 15 de julio de 2012

Oeufs de Chocolat


www.leblogdepouce.com
Cuando mi amiga D me recogió para ir a cenar, tenía una sonrisa demasiado emocionada. No podía ser que se alegrara tanto de verme cuando habíamos estado juntas el día antes. Qué se traería entre manos, pensé mientras la miraba con sospecha. Y es que le acababa de llegar al email una solicitud para dormir en su sofá, al parecer, de un belga muy apañado de 34 años. Un chicarrón con una bici, como tantos que se ven por esta época, que dándole al pedal y con la vida a cuestas había salido de Bélgica un par de meses antes con la intención de recorrerse Europa y puede que parte de África. Interesante y molón, pero D no tenía ninguna intención de alojarlo en su casa, no estaba tan loca. Luego le contestaría cualquier cosa.

Esa misma noche, en Madrid, mi amiga G iba nerviosa a reencontrarse con otro guiri, un viejo compañero de un curso de verano en París cinco años antes. El guiri, que ahora trabajaba de un banco suizo, se empeñó en quedar en un hotelaco que, decía, le gustaba mucho y que resultó ser de cinco estrellas. Dice G que cuando entró en la habitación, todavía había otra habitación, y que tras esa habitación, había otra, que es que el guiri había reservado una suite. Sintiéndose una especie de Pretty Woman y buscando que le diera un poco el aire, avanzó boquiabierta hasta lo que creyó que sería un balcón de los de toda la vida y se encontró con una terraza privada con solárium y jacuzzi. “¿Has pedido hielo?”, le preguntó G al guiri. “Porque esto voy a tener que digerirlo con ginebra”.

“Tres ginebras con limón y una con tónica”, nos pedimos para bajar nuestra cena. De repente, copa en mano, D se sobresaltó como a la que se le olvidan los donuts. “No le he contestado al belga, pobre”. Entonces le mandó un sms diciéndole que lo sentía mucho, que estaba de cena, que al día siguiente madrugaba, que se iba de finde y que otra vez sería. Y el guiri contestó ipso facto: “No te preocupes, estoy por el centro tomándome una copa y llevo tienda de campaña”. Y como vimos en D un poquillo de cara de pena y la curiosidad nos comía por dentro, fuimos malos y la convencimos de que le mandara otro mensaje y se lo trajera al Chinatown. Así hizo sin casi resistirse, y cinco minutos después apareció acompañada de una especie de náufrago gigante con necesidad de ducha urgente. Entonces lo vimos, había chispa entre el ciclista y la monísima y aseada D, que no pararon de charlar y reír como si se conocieran de toda la vida. 

A la mañana siguiente, G miraba con pena los botecicos de geles y las cremas del cuarto de baño del hotel. No iba a poder llevárselos, al menos sin que el guiri la viera. ¿Y si el guiri la pillaba? ¿Cómo le dices que es tradición española mangar de los hoteles hasta los bastoncitos de algodón? Y es que encima eran de marca… Había que gastarlos. Una hora después salía G del baño con los pies exfoliados, el pelo híper-hidratado y oliendo a millonaria francesa.

“Sigo viva, no he sido violada ni descuartizada y el belga está en la ducha”, rezaba el mensaje con el que D me despertó. Su primera experiencia de couchsurfing había resultado exitosa, sobre todo cuando vio al ciclista salir de la ducha, ahora convertido en bombón belga. No pasó nada pero sí quedaron en mantener el contacto y quizá en volver a verse. Lo típico, pensó D, que lo vio como una versión belga del “ya te llamaré”.

“Vente conmigo a Marrakech en septiembre”, le dijo el guiri a G, a la que ya no le importaban los botes de cremas.

Dos días después, D recibió un mensaje del belga invitándola a irse con él a Marruecos.

Dos días después, sin ningún guiri en mi vida que me dé alegrías, me dirigí a la nevera de la casa de la playa en busca de algo que saciara mi hambruna post siesta. De repente descubrí una pequeña huevera de cartón. “Oeufs de Chocolat - Produit de la Belgique”. Y tuve que reírme.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Uff este post un poco rollaco; este tema lo has tocado ya varias veces cambiando nombres y situaciones, pero en definitiva, siempre lo mismo. El verano que afecta a todo, incluso al ingenio.
Saludos Conch.

Conch dijo...

Uff, qué cobarde, no?

Siempre lo mismo? Es de lo que escribo, Anónimo, cambiando nombres y situaciones.

Los Anónimos criticones sí que sois un rollaco.

Julia Villar Nieto dijo...

A los anónimos que les den por culo!!!

Conch dijo...

jajajaja

No sale el comentario de Vasico de leche... :(

A ella también le ha gustado el post, dice, que lo tengo en mi email.

Julia Villar Nieto dijo...

Vasico!! Vuelve a escribirlo!! Es muy raro que yo lo he leido antes!!
Bitter, este post es genial!!

Armando dijo...

Uff,me huele que al anónimo de poco ingenio le deniegan el couchsurfing por sistema, amén de otras cosas.
Y sí, los bastoncicos y los geles hay que pulirlos.

Isabel dijo...

A mi me ha encantado el post, Bitter..¿quizá porque es el que más de cerca he vivido?;)
En cualquier caso, e independientemente de la historia que cuentes, cuando hay talento para contar, y a ti te sobra, lo de menos es el qué...Los que seguimos fielmente tu columna de los domingos seguiremos disfrutando con tu lectura. Un besazo!

Conch dijo...

Olé qué mogollón! Gracias a todos!

Yo es que además creo que es de los post más ingeniosos que he escrito últimamente, jaja. Siento el autotiramiento de flores, pero es mi blog y hago en él lo que quiero ;)

Del hotel que he estado este finde me he llevado el champú, el gel, las pastillas de jabón y se me han olvidao las infusiones y el café soluble!

Luis Alcázar dijo...

¡Desparasitación!

Conch dijo...

Se me olvidó incluir tu intervención, amigo L, y lo tenía previsto. Llevo pensándolo desde el viernes.

Mañana es tu estreno, eso no se me olvidará.

Un besazo, némesis ;)

vasico de leche dijo...

Que tu blog borre mi comentario no me gusta..

Pero sí me gustan las historias ;-)

Lo dicho, robar geles y duchar belgas.

Y a los anónimos lo que dicen por arriba.

Besis!

Julia Villar Nieto dijo...

Te aplaudo Vasico!!! Robar geles,duchar belgas Jajaja

Anónimo dijo...

Disculpa Conch, quería decir que era el mejor y más suculento post que he leído en mi vida, he dicho en mi vida?, no, quería decir en la vida de todos los seres humanos. Y como dices que es tuyo, haces y cuentas lo que quieres, pero es público y se puede criticar, o no?, otras veces se te ensalza y no dices nada; no extraña que haya una legión que escribas lo que escribas digan que es lo mejor que han leído ?, o no leen mucho (cosa que dudo) o deben decir a todo que si. Pero lo que más me extraña es la poca educación de la señora historiadora Julia, tal vez sea la edad.
Saludos.

Conch dijo...

A ver Anónimo, que puedes criticar lo que quieras pero, para empezar, se agradece una firma, que es muy fácil lanzar la piedra desde el anonimato... y muy cobarde.

En segundo lugar, soy plenamente consciente de que nunca escribo a gusto de todos y puedo entender que no te haya gustado, pero dejar un comentario criticando sin fuste, diciendo que es un rollaco o metiéndote con mi ingenio desde el Anonimato... es que hay que tener mala sangre o estar muy aburrido. Yo me lo miraría o saldría a darme una vuelta, dejaría de leer tonterías como ésta, no perdería mi tiempo... O escribiría a la Opinión y me ofrecería a escribir yo todos los domingos.

Julia por lo menos firma.

Saludos

Julia Villar Nieto dijo...

Querido anónimo, lo que piense de mi alguien que no pone su nombre para criticar o decir lo que piensa, me la trae al fresco. #Loquehayqueleer

Anónimo dijo...

Disculpa de nuevo Conch. No sabía que llevabas tan mal las críticas, estás muy mal acostumbrada, pero es lo que tiene escribir en un diario, y además público, unas veces gusta y otras no, pero no hace falta sentirse herida en lo más profundo del orgullo, otra vez acertarás; el día que decidas recopilar los artículos y lo llames libro, si no se vende o no es aceptado por la crítica será porque la gente no entiende, o igual, pero solo igual, no eres del agrado de todo el mundo ? Pero no lo lleves al plano personal mujer, que solo era una crítica sin más intención, que todo lo que no sea decirte lo bien que lo haces sienta mal y no es para creerse el ombligo del mundo.
Buenas noches señorita.
Anónimo (ves?, ya he firmado).

Conch dijo...

En lo más profundo del orgullo? Qué te hace pensar eso? Llevo unos cuantos años en esto y no eres el primer cobarde que me critica. Y vuélveme a leer! Que repites mis palabras creyéndote así que me das una lección de humildad, jaja.

Efectivamente no me hiere, pero sí me cansa un poco. Pero vamos, es culpa mía, que en vez de ignoraros a los anónimos como debiera, me gusta responderos para que os hinchéis como gallitos y así me llenáis esto de comentarios.

Mírate la sangre que la tienes muy mala.

Anónimo dijo...

Bueno Conch, siento repetirme, pero chica tan mal aceptas las críticas ?, quieres que digamos que guapa eres, que delgada y que bien escribes ?, pues vale, pero a veces, no es así. Unas veces son post estupendos y este no me ha parecido de los mejores, sin más. Pero no aceptas críticas y te escudas en una firma, te vale María, pues soy María. Ahora aceptas que este me haya parecido un rollo ?, que solo es eso. Ahh, que eso de la sangre está muy visto, tú que eres tan cool....

Conch dijo...

Gracias, María.

Intentaré ser más ingeniosa el próximo domingo.

Los piropos tampoco los llevo bien, por si te sirve.

Anónimo dijo...

Hay gente que tiene menos fuste que un bocadillo de pan.

Y lo digo de anónimo a anónimo. Así nos entendemos.

Bitter guapa.

Anónimo dijo...

♪María de la O, si ese es tu verdadero nombre,que desgraciaita corta de miras tú eres, teniendolo tó ♪

Anónimo dijo...

Honestly dear, lo mejor de tus post son los comentarios de los anómimos, casi casi una fórmula matemática

A+B=C donde:
A:Anónimo B: Bitterconch C:Camarilla linchamiento

ad nauseam...

Arantxa

Anónimo dijo...

La pena es que nos llenamos la boca con eso de la libertad de expresión y bla bla, pero siempre y cuando se esté de acuerdo con lo que pensamos y decimos, de lo contrario, tal banda armada de talibanes salimos al rescate como si alguien lo hubiera pedido. En fin, que en este país, y en este pueblo llamado Murcia, aún hay que comer muchos bollycaos para que nos consideremos transigentes.

Anónimo dijo...

Vamos vamos amiga, no la animes que bitter YA ha comido demasiados Bollycaos:)

Penélope