domingo, 27 de mayo de 2012

Murcianos en Madrid


De todas las cosas típicas que hacemos los murcianos cuando vamos a Madrid, ir a Chueca, entrar a un Starbucks y sacar el plano del metro hasta en misa mayor, quizá la más típica de todas sea la de avistar famosos. Yo, que a Madrid voy mucho, he alardeado siempre de la cantidad y la calidad de las celebrities divisadas. Desde Ana María Matute hasta Belén Esteban, me atrevo a decir que mi promedio de famosos vistos está por encima de la media. Mi cuñada, madrileña ella, lo ha flipado siempre con nosotros, pues ella no ve famosos y cree que se debe a dos razones fundamentales. Una, que cuando venimos a Madrid, nos paseamos por el centro (los madrileños se ve que no hacen eso), con lo que aumentan nuestras probabilidades. La otra, y no sé cómo tomármelo pues probablemente es cierto, es que vamos tan emocionados y tan provincianos (eso lo digo yo, no ella), que no quitamos ojo a todo aquello que nos rodea. Y así claro, anda mira, un famoso.

El motivo central de mi viaje a Madrid el fin de semana pasado fue el concierto de Coldplay. Siendo en domingo, teniendo familia allí y yendo en coche con unas amigas, lo mejor iba a ser pasar allí el finde entero. Y sí, con 55.000 entradas vendidas, era normal que hubiera mucho murciano, pero… ¿tantos? Amigos, amigos de amigos, hermanos de amigos, compis de trabajo y tuiteros conocidos y desconocidos se darían cita en Madrid tarde o temprano ese fin de semana. Pero no sólo para ver a mi banda favorita, que me enteré de otros muchos que estaban allí por otros motivos. Tras el concierto de Coldplay, el musical de El Rey León parecía ser la opción más popular. ¿No había más findes en el año o es que a los murcianos nos pirra ir a Madrid?

Y fue por uno de esos murcianos, comparando restaurantes exóticos de la capi (otra cosa que nos chifla), por el que supe de un conciertillo más modesto para la noche del sábado. Soundtrack, “proyecto alternativo” del actor y paisano Carlos Santos (¿os acordáis de Povedilla?) junto a Fran y Jorge de Second, tocaría versiones de los grandes en un club del centro de Madrid. La invasión murciana estaba asegurada.

Pero no fui, al final se me lió el sábado. Y es lo que pasa en esa ciudad, que no da tiempo a hacer nada. Tras mi charla sobre la India en un curso de mi ONG, me quedé de palique con otros voluntarios hasta que, cansada y sin ganas de más Madrid decidí pirarme. Y sería el agotamiento, que no vi a ningún famoso en mi camino. Cuál fue mi sorpresa sin embargo, cuando en el metro me encontré a R, un compi de trabajo de los de El Rey León.

Para típico también, el topicazo de que los murcianos nos llevamos el sol donde vamos. Nada más lejos. El domingo, unas nubes negras y unas lloviznas amenazaban con fastidiarnos el concierto. Y efectivamente, dos horas antes de que empezara, una granizada nos sorprendió en pleno estadio. Decidimos entonces resguardamos en el interior del Vicente Calderón hasta que escampara, y ahí dentro, en la penumbra, los chicos de Intermón Oxfam intentaban captar almas solidarias para su campaña “Crece”. Dos de ellas, disfrazadas de plátano y guisante respectivamente, se hacían fotos con los empapados asistentes. De repente me di cuenta de que yo a ese guisante lo conocía. M, murciana con la que estuve en la India, regalaba sonrisas embutida en una vaina de peluche.

No vi a ningún murciano más durante el concierto, pero supe de sus localizaciones por el móvil. A la vuelta, helada pero más contentica que na, seguí a los madrileños que cogían el metro en dirección contraria a las masas, que se agolpaban peligrosamente con sentido norte. En uno de esos vagones, me encontré a P, un amigo lorquino que había sido igual de astuto.

Tiene gracia, pensé en el taxi que cogí después, que hasta el último momento viera a más murcianos que famosos. Entonces me percaté de que en la radio sonaba lo último de Maldita Nerea.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Te ha quedado, un poco, digamos, pijo. Como tú realemente. Guapa. --Vasico.

Conch dijo...

Pijo? Yo realmente? En serio?

sushi de anguila dijo...

Será que como no has rendido la inexcusable visita al manifestódromo de Sol, Conch...:))) A mí, que he vivido más de ocho años en Madrid, me ha encantado el post... Quién hubiera podido estar con tantos paisanos y amigos disfrutando de Coldplay... Besico de gemelo eurovisivo irlandés...

Anónimo dijo...

A quién ha firmado como Vasico ya te vale, mona o mono...lo que sea, pero un ratico tonto también...
Vasico

Pastranote dijo...

Gran fin de semana. Aún recuerdo los andenes llenos de gente para ir dirección norte... yendo dirección sur tuve la sensación de viajar en primera clase.

PARADISE¡¡¡

P

Conch dijo...

Ya me extrañaba a mí que ese comentario viniera de mi amiga Vasico...

Queridos anónimos cobardes, no suplantéis identidades, que es un lío luego, gracias :)

Otro beso de sueca bereber pa ti, sushito! Genial ver Eurovisión un año más junto a vosotros, y muchas gracias por tus, como siempre, fantásticas aportaciones culinarias. Si esto fuera 2008 caería un post al respecto, pero como es 2012 no prometo nada :)

Vasico, a ti plin, que eso es que te tienen envidia a ti también ;)

Un saludo, amigo P!

vasico de leche dijo...

Ea, a mi no me suplanta nadie más..

;-) Gracias Conch!

Santi dijo...

Me ha gustado tu post,habiendo vivido mi etapa universitaría allí siempre vuelvo con frecuencia y cariño.
Supongo que los murcianos tenemos el corazón grande como para dejarnos un trocico en cada sitio en que se nos quiere...
Muncho Murcia!
:)

Conch dijo...

Qué mono tu perfil, nena!

Muchas gracias, Santi!

Sergio Orts Martinez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.