domingo, 3 de junio de 2012

Cosas de chicas


Fue al verlo en la pantalla de su ordenador, que notó que se ahogaba un poquito. Pero ya, cuando se lo confirmaron por teléfono, a mi amiga C le faltaba la respiración. Algo nos había adelantado en un mensaje en nuestro grupo del whatsapp, por lo que estábamos pendientes de su estado de ánimo, pero no fue hasta que tecleó “llamadme” cuando nos pusimos en guardia. Fue T el más rápido en reaccionar y, al llamarla, C le cogió el teléfono sin hablar, entre sollozos. “Coge una bolsa de plástico, respira dentro de ella y túmbate. No hables, no hace falta”.

Poco después C recuperaba el habla, dejaba de llorar, y las chicas le prometimos unos quintos esa misma noche. Y por qué no, subir al Quitapesares, que para eso está. O mejor todavía, subir a lo alto del monte a gritar y desahogarse. Y respirar. “Si grito ahora, vomito”, nos dijo.

L cumplía 35 años ese mismo día, y decidió que ese año no lo celebraría como lo hacen los adultos. Ni copas en un bar, ni cena con íntimos, ni un formal café con dulces en el salón de su casa. Tampoco quería chicos en su fiesta ni amargarse por la operación biquini. Como cuando éramos crías e invitábamos a las amigas a gofres en el Pannekuker, L quiso celebrar su cumple con tartas y batidos en Peggy Sue’s. Y ahí que nos juntamos quince amigas a disfrutar de pasteles, tortitas y deliciosos milkshakes rebosantes de espuma. Y que se muera el que no nos quiera.

A las chicas del blog Rock n’ Glam las conocí poco después del SOS. Habían organizado un concurso para encontrar el Mejor Look SOS 4.8 y me pidieron que fuera la madrina en la entrega de premios que tuvo lugar esa misma noche en el restaurante San Lorenzo 5. Así, una buena muestra de la blogosfera de moda murciana se dio cita en ese coqueto cóctel luciendo palmito y look fashion. También estaban allí las chicas de CartónCartón, con las que hice muy buenas migas y con cuyas pizarras nos divertimos posando en el photo-call. Tras la entrega del premio a Lolica, del blog Las Lolicas de Siempre, salí pitando a mi último encuentro de la noche, quizá el más importante.
(Podéis ver todas las fotos del evento pinchando aquí)

A las 10 en punto pasaron J, B y la tristona de C a recogerme en la puerta de la Iglesia de San Lorenzo. “Bitter, ¿al monte con tacones?”. Y es que ellos iban en plan campestre, con deportivos, vaqueros y un pastel de carne gigante. De la cerveza se encargaron T y D a los que nos unimos a mitad de camino.

Y así, por los Teatinos, subimos a donde las antenas, al mirador más bello que existe en toda Murcia. Allí intentamos animar a C, que muy callada diseccionaba su pastel de carne y le daba sorbitos tímidos a su cerveza. En lo alto y en la oscuridad, entre las lucecicas de la ciudad, jugamos a buscar la Catedral, las Atalayas o el Cristo de Monteagudo, y nos emocionamos al ver el tren de Madrid entrando a Murcia, como una oruga fluorescente trazando una línea horizontal en medio de tantas luces y formas.

De repente, el silencio a nuestro alrededor se vio interrumpido por unos cánticos extraños con voces femeninas. “Callad, callad”. ¿Se estaban peleando? ¿Estaban cantando? ¿Eso es español? Y yo, que soy muy cobardica, me imaginé un rito del que no me apetecía formar parte. “Aleluya, aleluya” nos pareció entender, momento en el que B decidió que era mejor largarnos.

Con las luces del coche vimos que se trataba de unas niñas, que en corro y cogidas de la mano, entonaban una especie de conjuro muertas de la risa. La misma risa que de repente le dio a C, que pareció resucitar de su sueño. “Vamos al Quitapesares, a Murcia todavía no”. Y así, al bajar del coche, nos pidió que formáramos un círculo. Y con una sonrisa miró al cielo y gritó algún que otro improperio.

Dedicado a todos los que han recibido malas noticias esta semana, y a los amigos que nos ayudan a superarlas. Gracias.

11 comentarios:

vasico de leche dijo...

Yo creo que leyendo esto, si sientes empatía por C, es que tienes la suerte de tener buenos amigos(un quintico y un abrazo chillao le daba yo):-)
Al fin y al cabo la amistad, si es de verdad, es de las pocas cosas no efímeras en la vida.
Muy guapas en las fotos, tuvo que estar divertido.
Vasico.

Conch dijo...

Gracias a ti también, Vasico.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo Conch. Ánimo a tu amiga C, de todo se sale. Y las fotos muy chulas, pareces la madre del grupo, que son muy niñas la mayoría.
Vasico.

Conch dijo...

Falso vasico, no tengas morro y cógete otro nombre.

Anónimo dijo...

Disculpa Conch por no poner mi nombre completo, es Vasicodevino, creo que hay alguien que lo suplanta. Saludos.

Conch dijo...

Jajaja, no, con vino no. Mi amiga Vasico siempre ha sido de leche y no ha suplantado a nadie.

Seguid así, que mi blog va a parecer una alacena.

Anónimo dijo...

Perdonar la broma, esta semana y la pasada. Solo ha sido eso, sin ninguna intención. Saludos Conch y Vasico.

vasico de leche dijo...

Todo lo que sea broma por mi parte es bienvenido :-)

cuarentona dijo...

Después de una mala semana, siempre viene una mejor, arriba los corazones!!

Julia Villar Nieto dijo...

Qué cosas tan raras te pasan!! Eso sí, mola tener amigos así, que están a un paso, un grito o lo que haga falta!! I’ll be there for you , con o sin tacones ;)
Un beso.
Tazón xDDD

Conch dijo...

Pues a ver si es verdad, cuaren... Aunque de momento ayer fue un día regulín na más. Hoy algo mejor, la verdad... Visualicemos pues un fin de semana estupendo y ¡listo! :)

Me pasarán cosas raras, Julia, pero lo divertido es que últimamente tú sueles estar conmigo cuando ocurren ;)

Muax!