domingo, 17 de octubre de 2010

Me manifiesto

Aparece siempre, sin fallar, cuando sale el tema del arte contemporáneo, ese alguien que suelta aquello de “si lo sé hacer yo, no es arte” y el “menuda metida sacacuartos”. O puede que incluso alguien te cuente la batallita de la vez que fue a Arco y el cuadro más caro y que recibía más “ohs” y más “ahs” era aquel donde sólo aparecía un punto rojo, o de aquella vez que fueron a tal museo donde sintieron que les tomaban el pelo. Yo entonces automáticamente pienso en Van Gogh, en eso de que no lo entendieron los de su tiempo y me pregunto si pasará lo mismo con el arte del siglo XXI.  ¿Habrá un momento en que se entienda y hasta guste, o es ciertamente una metida?

Esta vez el debate surgió en El Pulpito, durante el primer marchaperitivo de la temporada, cuando mi amiga E llegó con su catálogo de Manifesta 8 en la mano. A la pregunta de “¿qué te ha parecido?” no sabía qué contestarnos. Que había muchos vídeos, decía, y que todo era muy extraño e inexplicable. Así pues decidió dejarnos el catálogo para que juzgáramos nosotros mismos. Y entonces me quedé como ella, que ni fu ni fa, hasta que vi la foto horrenda de aquellos pies que me revolvieron la marinera. Anda, ponme otra cerveza que se me pase el vahído, que esa jarrica metálica sí que es arte.

Aun así, tenía que ir, sobre todo cuando M nos contó que se acordaba del suelo de damero del edificio de Correos de cuando era pequeña. Tenemos la misma edad pero yo siempre había pensado que llevaba cerrado desde 1945, un poner. Sólo por comprobar que no era una trola, tenía que ir.

Fui esa misma tarde con L, y lo primero en que me fijé fue en el suelo, pero no tanto en el damero sino en lo sucio que estaba. Que lo de que lo han limpiado es un decir, que allí lo que han hecho es apartar los muebles. Y lo peor, que al final con tanta mugre y tanta cosa rara no sabes lo que es la exposición y lo que no. Escombros, colillas, un casillero con una estampa de la Fuensanta, ventanas rotas, puertas antiguas, las taquillas, los letreros: dirección, telégrafos, telex (¿qué pijo es un telex?), un ato de cartas abandonadas y el pensamiento inevitable de que nunca llegaron a su destino.

En cuanto a Manifesta 8, me quedo con la idea de que no me quedé con nada. Se supone que el arte debería provocarte la sensación contraria, ¿no? Algún tipo de provocación, de reacción, o incluso ¿debería tener que gustarme algo de lo que vi? Pantallas, limones sueltos, cortinas, un profe de inglés, tres con peluca, una peli en blanco y negro, unas fotos de arte egipcio, ropa sucia, un falo gigante, cartas con tíos desnudos, el alfa, el omega, una baronesa afeitada. De repente, me gustaron los grabados de un tal Pablo Bronstein, que promovían medio en protesta medio de buen rollo, la unión del mundo cristiano con el musulmán. Luego, leyendo, resultó que no eran los cuadros lo que se exponía sino la idea de la exposición. O en otras palabras, ¡era una exposición ficticia! ¿Puede ser que lo único que me gustó en realidad no existía?

Cuántas preguntas, cómo la de qué harán con el edificio cuando Manifesta 8 acabe. L y yo pensamos en un gran centro social, comunitario, cultural, con su cafetería, sus salas de exposiciones y congresos. Un casino en plan moderno, un club de clubes, donde alquilar salas para tertulias o cursos de… ¿macramé? O tal vez una escuela de idiomas.

Dentro de un mes volveré a Manifesta 8, pero esta vez será una visita guiada. Me lo explicarán en italiano, sin embargo, que voy con mis compañeros de la escuela. Las hay locas, lo sé, pero quién sabe, a lo mejor en italiano sí me entero de algo.

16 comentarios:

Armando dijo...

Uy, tanto "arte y cultura" me marea.
Ya lo se, soy un paleto, pero soy "ansi"

La vecina de ayer dijo...

Vecina, me asombra que te haya dejado tan tibia el asunto Manifesta. A mi lo de Correos me pareció un truño como un camión, pero a lo mejor es que soy una completa ignota en la materia. Me pasó lo mismo con la montaña de escombros y similares productos PAC.

Hace un año o así se presentó el proyecto que el Grupo Orenes iba a hacer en el edificio: un complejo de ocio con casino y otros chiringuitos. La crisis parece que ha detenido el desarrollo del asunto, así que ya veremos que será de la casa del pintor Villacis.

Conch dijo...

Tibia... Sí... es que no me desagradó del todo! Digamos que le estoy dando una oportunidad ...y tiempo. Y que no me gusta tirar por tierra los esfuerzos de los demás, por muy truños que sean, jaja.

No me gustaría lo del casino, creo. Por eso me he manifestado.

Lo de la montaña de escombros fue más fuerte que la muerte!

Equipo biofrutas dijo...

El Equipo B, sección Pedantes y Pedorros rompe una lanza (qué dolor) por la expo del Correos Viejos (sin coma):

a) el edificio medio en ruinas, suciete, y en "pause eterno" nos ha molado del todo.

b) las bofetadas culturales nos molan (el negro por duplicado acusándose ad nauseam, el taller para construír un falo de corcho o las exposiciones islámicas en Murcia), las experiencias rarunas nos molan (la niebla roja, el video del Segura... genial!), las tontunas de los artistas sin obra nos molan (los limones murcianos con sello de manifesta viajando por el mundo, el charco que se mueve según lo pisas, ...)

c) el edificio lo tirán, parece que es verdad (lo mismo que la Cárcel Vetusta, que iba a ser sede)

d) ya no la invito más a mi cumple, que luego no viene, jeje :P


reciba un mordisco artístico de su Equipo Bio, querida B

Conch dijo...

Pa gustos colores, no te digo que no.

Cuando su cumple de usté estaba yo ya en la cama! más mala que un perro.. si es que... fue un día muy largo!

Lo de la niebla y el vídeo me lo perdí! Pero como vuelvo...

Que no lo tiren, joer, qué manía con tirar edificios tenemos en Murcia, pijo, así como de tirar el dinero... Desde aquí os lo digo!

Fernando Zaplana Consulting dijo...

el arte contemporaneo está bien, pero decir que esto de Manifiesta es arte, vamos anda, es una mierda como un piano, pero claro, con la excusa de que no entendemos, pues eso, que nos la meten doblá y ale, a gastar pasta, que total, no es de quien gasta y asi duele menos...He dicho!!!

Conch dijo...

Veo que no soy la única en MANIFESTArme...

Anónimo dijo...

A mí me pasó lo mismo, dije vaya tonteria, pero había una guia explicando cada habitación lo que el artista queria espresar y menuda diferencia, te puedo decir que hasta me gustó y todo.
PDT en esta exposiciones o te buscas un guia o no te enteras de nada

Conch dijo...

Pero es que en todas! Me encanta ir a los museos con guía. Recuerdo todavía la visita guiada al Reina Sofía hace mil años, que fui con mis padres...

Y luego me encanta que me lo expliquen en inglés o alemán, se aprende un huevo del idioma! Hace un par de veranos, en Munich... me hinché!

Jan dijo...

"...me quedo con la idea de que no me quedé con nada. Se supone que el arte debería provocarte la sensación contraria, ¿no?"

Creo que es una de las cosas más acertadas que pueden decirse sobre los artes contemporáneos.

Veamos. Yo entiendo. Creo. Vamos, que una licenciatura en lo mío me da para saber algo sobre arte de todas las épocas. Hay arte contemporáneo bueno y malo. Aunque quizá deba decir que hay arte contemporáneo que comunica y otro que no -y ese es el delito-, ni comunica ni expresa ni nada de nada. Como en todo.

PD: Yo una vez fui a Arco. Hace diez años. No he querido volver.

Conch dijo...

Esperaba tu comentario como agua de mayo, Jan!

Jan dijo...

Permíteme añadir algo. Recuerdo mi primer y único ARCO y me viene siempre a la mente (el recuerdo es difuso) una obra que consistía en lo siguiente:

Un mecanismo al estilo efecto dominó hacía dispararse, al final de su recorrido mecánico, una pistola de mentira. Sucedía cada pocos segundos. La misma frecuencia con la que en el mundo alguien muere a causa de un disparo.

Eso me comunicó algo que he recordado siempre.

Justo lo que no hicieron otras obras como conejos despellejados, figuras de Yodas ataviadas con el traje del Papa y cosas así.

Anónimo dijo...

YAM seguro que lo del disparo te lo explicó alguien, o te lo imaginaste tú.
Sino llevas guia estas más perdido que una cabra en un garage.

Conch dijo...

También suele haber un cartelico que lo ponga, ¿no?

sushi de anguila dijo...

Bang!

Jan dijo...

Yo no imagino algo así porque yo no doy para imaginar algo así, que soy más lento que un caracol.

Pues claro que había una explicación.