martes, 9 de diciembre de 2008

El puente

Se quejaba la gente de que este puente era corto con eso de que el 6 caía en sábado.

Con eso de que el 6 caía en sábado y que las tiendas abrieron el domingo e incluso el lunes, ha sido para todos un puente raro. El típico de "hoy es domingo, pero es sábado", "mañana es lunes que es domingo" y de no saber en qué día vives, ni si ayer fue sábado, ni cuando salí, ni cuando te vi...

Qué caos.

En mi caso fue larguísimo. Y raro raro raro.

Para mí el puente empezó el jueves, con la instalación de internet, la llegada de la cama y con un virus que me provocó vértigos periféricos, entre otras cosas. Todo esto el mismo día que pensaba mudarme a mi hogar, dulce hogar. No pudo ser. No fui currar, en su lugar hice una visita a los médicos y enfermeros del hospital San Carlos, que son muy simpáticos, a pesar de ponerme vías y otras maldades.
Del viernes no me acuerdo mucho. No fui a currar tampoco, eso sí. Por la tarde, cuando me pude poner en pie, hice una de mis habituales excursiones a Ikea y al Leroy Merlín.
El sábado fue definitivo. Había que traerse ya, por lo menos, lo necesario para pasar una noche. Había que hacer la cama, probar el lavaplatos, vaciar cajas, llenar estanterías, armarios, el cuarto de baño... Esa noche, por fin, DORMÍ EN CASA.
Apoteósico despertar en una habitación verde con la luz del día en todo lo suyo pues aquí la flipá con la emoción olvidó bajar las persianas la noche antes.

El domingo fui a Ikea por la mañana, acompañada de dos soletes a los que les debo la vida, pues gracias a ellos pude tener la mesa y las sillas para la cena que organicé esa misma noche.

Cena a lo hippy potluck (=cada una trajo lo suyo) con sólo dos sillas montadas... y éramos 5. Gracias, guapetonas, qué bien lo pasé, sois las mejores.

Esa misma noche, antes de volver a dormir en mi súper cama entre paredes verdes, me preguntaba yo lo de celebrar o no mi santo...
Un besico a mi abuela, a la que celebrar su santo es de las pocas cosas que SÍ le hacen ilusión y a la que le saqueé un tupper con espaguetis y 4 mazapanes.

El lunes, con el café-celebración de mi santo di por inaugurada mi casa. Conseguí que vinieran por fin todos los remolones y aquellas que se han escaqueado de los montajes y de mis chapas sobre la obra, los pintores, los avances. Hubo un momento en que fuimos 18 personas en mi salón (y os recuerdo que sin sillas!). También hubo muuuucho chocolate, incluida una deliciosa tarta Leonor, (gracias, Esther!) y las consabidas galletas suecas que siempre triunfan. Qué mala época para hacer régimen, pero qué feliz estoy.

Y, sea o no una chorrada lo de celebrar el nombre que te pusieron tus padres, lo seguiré utilizando para montar fiestukis en casa, para hincharme a chocolate y para, con la excusa, mandar mensajes a aquellos ex-rollos con los que me apetezca repetir... ah, no, eso no fui yo. Tres muertos vivientes le mandaron mensajes a esta servidora pa ver si seguía viva y, ya de paso, felicitarle el santo, y si eso, les invite a una coca cola zero en su recién estrenado piso, no te j...

6 comentarios:

Alboroque dijo...

Oye cuando me toca visita a ese palacete?

Muy chula de verdad la casa. Tengo ganas de estrenarla con unas cervecicas. :-D

Conch dijo...

Hombre Alboroca, cuánto time!

Pues en principio está difícil la cosa y eso que vienen fiestas, jajaja. No, a ver, cuando quieras... más o menos, jaja. El sábado se perfila un aperitivazo en las flores... Podemos concretar una fecha pa quedar con el nipón pa que se estire y nos cocine algo una nochecica, o también podemos montarnos unos pasteles de carne y unas cerves cualquier nochecica de estas, no? Por mi!

sushi de anguila dijo...

Nipón disponible y dispuesto a buscar siio en su agenda...aunque le encantaría aparecer con su nipona, jejjeje....

Lo de los muertos vivientes... genial...

Dres dijo...

soletes...

Conch dijo...

La nipona está invitada, va en el lote, no? pues eso, out of the question! (Mira que eres)

Lo de soletes lo escribí antes de que uno de ellos me dijera varias verdades. Pero sí, soletes. Gracias.

sushi de anguila dijo...

Era por hacerte rabiar y a la vez presumir de compañía... y así, de paso, le enseñas tu piso-chuli....jajaja
Abrazaco a Dres