martes, 31 de enero de 2012

La molécula del amor

Quien me conoce sabe que no soy de las que creen en los flechazos, en el amor de cuento de hadas y en las hazañas heroico-románticas. Yo, que estaba convencida de que el romanticismo murió con Bécquer, de un tiempo a esta parte empiezo a ver tambalearse mis pilares del bien y el mal con mis propios amigos. ¡Mis propios amigos! Gente con la que yo interactúo, salgo, entro y me las tomo.

Empezaron a llegarme de repente montones de historias de amor, algunas de éstas de soponcio. Como la de P, que a los seis meses de conocer a H ya le ha pedido matrimonio. O la de C, solterona anti-amor reconvertida en mujer pegada a su teléfono (que la pava se ha echado un novio pirenaico). Luego J y M y sus declaraciones de amor eterno en pleno twitter (¡Iros a un hotel!). O la de B, que tras años persiguiendo a S, muchas tardes de copas y un matrimonio fallido de por medio, al final ha conseguido que S se deje querer. Y así están todos: desaparecidos, imagino que recuperando el tiempo perdido.

¿Qué está pasando aquí?, me pregunto. ¿Qué explicación tiene todo esto? Porque es que ni siquiera es primavera, que sería lo suyo. ¿Puede ser que exista aquello llamado amor?  

Quise entonces buscarle una explicación lógica y terrenal a todo este subidón de amor de mi alrededor. Pronto llegué a la mejor de las conclusiones, a la explicación más científica que mi mente de letras podía alcanzar: eso tiene que ser la oxitocina, me dije. La hormona conocida por ser la promotora de la vinculación afectiva, también llamada “la molécula del amor” seguro que tiene la culpa de todo esto. Al parecer la liberamos las mujeres cuando damos de mamar y cuando tenemos un orgasmo, o en otras palabras, es una hormona que rezuma afecto a la de tres y nos confunde fácilmente liándola pardísima. Ella hará que un buen quiqui nos ponga corazoncitos en los ojos y nos haga creer que estamos ante el amor de nuestra vida, cuando puede ser que no, que nada más lejos.

Entonces llegó, sin querer pero como agua de mayo, el documental de la tele del domingo pasado. Un documental que trataba sobre justo lo que necesitaba: las relaciones amorosas explicadas desde un punto de vista científico. Y ahí, una tras otra, fueron saliendo a la luz, como explicaciones de toda esta locura que llamamos amor, todas las hormonas habidas y por haber: la dopamina, la serotonina o por supuesto, mi amiga la oxitocina. Se confirmaban entonces mis sospechas cutre-científicas mientras me nutría de otros muchos datos. Flipé con las reacciones del cerebro cuando uno se enamora y desenamora, como también con ciertos datos estadísticos como que el amor pasional dura tan sólo cuatro años, cuando yo creía que eran siete. El picor de los siete años, the seventh year itch que dicen los angloparlantes, debería estudiarse también seriamente.

Y es que siete son los años que ha durado la pareja perfecta que formaban Heidi Klum y Seal. La noticia nos sorprendía esta semana. Contaba la Klum siempre que se enamoró locamente de Seal cuando coincidieron en el pasillo de un hotel, también que él venía de correr y no sólo estaba sudado sino que además llevaba mallas ajustadas. No somos tontas. Que el Seal es feo de antología, pero quítale la cabeza, y oye, más quisieran algunos y más quisiéramos muchas. Por aquel entonces la Klum estaba embarazada y recién abandonada por Briatore, con lo que rebosaba oxitocina por los poros… Y tres hijos más que tuvieron.

Entonces ¿qué pasó? ¿Acaso la molécula del amor tiene una caducidad de siete años? Volviendo a mis amigos y viendo la felicidad en ellos, ¿sabéis lo que os digo? Que sea amor u oxitocina, dure cuatro años, siete o un par de horas, concluiré tanta ciencia diciendo lo de Cuando Harry encontró a Sally: “Sírvame lo mismo que a ella”.

16 comentarios:

Miguel Pajel dijo...

Genial!!!

Conch dijo...

Muchas gracias :)

Luci dijo...

Ains! no me había enterado de lo de esta pareja! con lo que me gustaba oye!

Bueno, así son las cosas, estoy de acuerdo con tu conclusión final, dure lo que dure, lo importante es aprovechar ese tiempo y ser feliz aunque sea a temporadas...de 7 años en 7 años también se conforman vidas enteras! :P

Un beso guapa!

cuarentona dijo...

¡El invierno invita al recogimiento-emparejamiento, sobre todo los que tenemos los pies fríos!
Seal, y aquí disiento contigo, esta guapísimo , pues las marcas de la cara le dan un toque mas interesante, por no hablar de la percha...
¡que bien cuando la serotonina, oxitocina y dopamina se ponen a trabajar!

VipsaniaAdriana dijo...

¿Decían algo sobre proporcionalidad entre la dieta mediterránea y la liberación de oxitocina, dopamina, etc...?
¿La clave de todo lo que nos pasa por dentro, no está en lo que comemos (tatuaje de Angelina Jolie dixit)?
¿Porqué no ponen a George Clooney a vender yogures enriquecidos con "hormona del amor" en vez de café, que eso ya está muy visto?
¿No sería genial que pudieramos invitar a ese que "no se deja querer " a una copa de vino con oxitocina, para que al terminarse la botella "se deje", aunque sólo sea un ratico?
¿No molaría un vino con el nombre del tío que sintetizó la molécula? Lo estoy viendo:
- Murcia,DelGallo 21:45pm de un jueves cualquiera
"Por favor, dos copas de "Du Vigneaud" (Monastrell con D.O. Jumilla, of course)" y a la que hace segundo copa... caminito de Jerez y colgamos tres rombos e en la puerta de su casa!!! jejejeje!

(Desvaríos de las 16:04 horas y sin parar de trabajar desde las 08:50)

Patri dijo...

Jo Conchi, qué conexión... mi frase estrella estos dos últimos meses es: "el sexo engancha" (y no al sexo en sí, si no al tío con el que lo tienes). Y precisamente hablando de ésto el sábado de madrugada me explicaron lo de la puta oxitocina...

Qué manía le he cogido a esta hormona, oye.

Antonio Rentero dijo...

Esto la culpa va a ser de otra cosa, ¿eh? pq estas forrrnidas piernas de recios y viriles muslos y marmóleos gemelos que han sido jaleadas a gritos por los 5 barrios de Nueva York en homérica e impetuosa ordalía han coincidido alguna vez, sudoroso su orgulloso portador tras algún entrenamiento y/o carrera con alguna postlactante presuntamente oxitocínica y te digo yo que no ha caído ninguna rendida a mis por otra parte rubicundos y torneados brazos.

Conch dijo...

Bueno, bueno, creo que de aquí a x voy a tener que hacer unos oscars para nominar los mejores comentarios. Jajaja. Sois grandes!

Vipasadriana, el documental era americano si no recuerdo mal... Venden perfumes con feromonas, si te sirve. Una amiga mía se compró uno... A lo mejor sería cuestión de inventarlo, aunque imagino que habrá muchos hombres que preferirán cuanto menos oxitocina mejor. Es la que hace que nos pongamos plastas, queramos abrazos y digamos tonterías como "te quiero" después del... tema :)

Ah, y en el CCT han organizado un curso de cocina afrodisiaca para antes de San Valentín!

Cucha, Rentins, que yo no estoy postlactante, pero yo te veo sudao y yo.... CAIGO! ;)

Antonio Rentero dijo...

Tb debo aclarar que yo soy de esa al parecer minoritaria minoría que se duchan ANTES de ir a una carrera... con desodorante y tó, señores, que sí, que vamos a sudar un par de horas en un Medio Marathon pero no puede ser que en el kilómetro 4 algunos vayan ya oliendo a zombi!!!

Así no me extraña que alguna heidiklum caiga en los brazos de algun seal, pero no rendidas, ¡narcotizadas!

VipsaniaAdriana dijo...

Bitterconch: Ciertamente mi plan del "Vino Cariñoso" tiene flecos. Ningún hombre de motu proprio se metería entre pecho y espalda un copazo con esas propiedades y a lo peor a nosotras se nos caería de la gracia si se pone cariñoso, así sin más, solo con el vino. Mmmmm... seguiremos luchando!

Anónimo dijo...

Si Conch, cuanta razón en este post, me encanta...y es que, "Que locura tan linda es esto del amor" tal vez sea por eso de que no piensa el cerebro si no las hormonas! Un abrazo desde el otro lado del "charco", como dicen ustedes los españoles, de parte de una argentina que vivió un año entero en Murcia la bella

Conch dijo...

Ay, qué ilusión, desde Argentina!

Bienvenida al blog, comenta cuando quieras :)

un enamorado dijo...

Egoístamente espero que carezcas de la suficiente oxitocina, enamorada no te imagino tan buena escritora. Un disfrute el blog, siempre.

Conch dijo...

Mi editor está preocupado por lo mismo, jajaja.

Yo opino sin embargo que la buena escritora separa la vida real de la ficción, no? ;)

Muchas gracias.

Armando dijo...

Qué bueno Conch.
Lo has reflejado muy bien, como de costumbre. Yo aluciné con el documental (...incluse avisé a alguien para verlo).
Pero si tu post es bueno, los comentarios estan a tu nivel, jajaja; genial vipsaniaAdriana.
Y sí, Rents, qué alivio , creí que era el único de ducha y roll on a saco antes de cada carrera.
Conch, si fuese tu editor estaría algo más que preocupado. Me da a mi en la nariz.

Conch dijo...

Mi editor no se ha quejado todavía ;)