domingo, 18 de julio de 2010

Amor heroico


Será porque es la primera vez que ganamos algo así, pero con la victoria en el Mundial de Sudáfrica me da la impresión de que la gente se ha vuelto loca. Con esto no me refiero solamente a aquellos que ahora sólo visten de rojo hasta para ir a trabajar o se ponen una bandera de España como capa para salir los fines de semana. Tampoco me refiero a aquellos que prometieron hacerse un tatuaje o raparse la cabeza si España ganaba el Mundial, que los hay, pero menos que cuando la Eurocopa, me da. No, a esos chalaos no, yo me refiero a gente realmente loca, pero loca de amor.

Yo la final del mundial la vi en casa de unos amigos. Fue ya en la celebración de la victoria, en plena euforia, saltando de alegría, desgañitándonos, agitando botellas de champán, cuando de repente mi amigo J, como poseído, corrió hacia su cuarto (¿a dónde irá éste ahora?) y cual jabulani salía disparado poco después para hincar la rodilla en el suelo delante de mi amiga C, y ante todos nosotros y anillo en mano, medio tartaja, le preguntó: “Que si… que si… ¿quieres casarte conmigo?” ¡Sí, sí, sí!- le respondimos todos. Y hasta yo, agnóstica en esto del amor, decidí colocar ese momentazo en el número uno de mi podio de momentos románticos vividos, aunque yo no fuera la novia.

Minutos después llegaba el beso de Íker Casillas a Sara Carbonero ante las cámaras de televisión y ahora ya no sé qué hacer con mi podio. Que una demostración de amor así, con tanto público delante, no ocurre todos los días y deja tocada a más de una, que hasta mis amigas felizmente casadas lloraron a moco tendido cuando ocurrió y que tire la primera piedra la que no haya ido al youtube a martirizarse con tremendo documento. Culpo a Íker de mis falsas expectativas en cuanto a besos inesperados, dice un grupo del facebook del que me he hecho miembro. Que es que parece que no teníamos suficiente con los anuncios de cerveza en Formentera y Menorca, que es que ahora tenemos a uno de los tíos más guapos de España morreándose delante de medio mundo con la pedazo de paya que es la Carbonero. Que es que ya queríamos ser la Carbonero por lo cañona y par de ovarios, pues ahora todas queremos ser ella para tener un Íker a nuestra vera. Que no sólo por lo alto, macizo y bonico (animalico, cómo lloraba) lo queremos, sino porque en realidad estamos faltas de actos heroicos de amor que nos hagan sentirnos vivas. Que ya está bien, hombre, que vuelvan los héroes y nos conquisten, jolín. Que vuelvan aquellos hombres que demostraban amor en público, que parece que no es mucho pedir, pero hoy en día no hay acto más heroico que ése.

De actos heroicos de amor trató mi semana, que si creíais que el beso de Íker y Sara fue lo más romántico y emocionante de los últimos tiempos habréis de saber que eso no es nada comparado con lo vivido por una servidora. Que empezó con la espontánea y repentina declaración de mi amigo J, y siguió con la pedida de mano oficial de mi amiga M, con la que tengo que quedar para que me ciegue con el pedrolo que luce en su mano derecha. A eso le uno el 5º aniversario de boda de mis amigos J y P, boda a la que yo fui y en la que cogí el ramo… ejem, y ya por último, que no me olvido, lo acontecido ayer: la boda del siglo.

Ayer oí a mi hermanico soltar un sí quiero. Querido A, a ti te dedico este post por ser el más héroe de los héroes y para desearte que seas muy feliz junto a M. Gracias a los dos por devolverme la fe en tantas cosas. Hoy, y por mucho tiempo, seréis los primeros en mi podio.

17 comentarios:

Jan dijo...

Un poco fuerte (o sea) lo de ese amigo pidiendo en matrimonio a la muchacha en plena euforia mundialista... parece sacado de una teleserie.

Mira que no me parece mala cosa, que esto de declararse y de sacar los anillos me resulta ideal para practicarlo en situaciones peculiares y de maneras llamativas. Así es como pienso hacerlo yo, vamos.

Patri dijo...

Ya no hay héroes nena, una pena, pero es lo que hay... yo he llegado a un punto en que me conformo con q digan adiós cuando se van de mi casa a la mañana siguiente...

Conch dijo...

Ah! ¿pero es que contigo se quedan a dormir?

Jan, así es lo ideal. La realidad es que nos conformamos con que no cambiéis de tema cuando sale la palabra boda.

Patri dijo...

muy de vez en cuando...

Jan dijo...

Yo solo cambio de tema cuando sale la frase 'boda por la iglesia'. Etiquetas: esmoquin, misa, cura, iglesia, traje, novia, corbata.

Todo eso, prohibido.

En realidad estoy ideando mi propia ceremonia en el lugar que a mí me de la gana. Que es un asunto muy serio, vaya.

bos mutus dijo...

¡Hola, C.!

Soy D., el amigo de A. que le regaló la acuarela. Sí, sí, el que te dio la tabarra con el soneto CXVI :-P

Tienes algunas entradas geniales en el "blog" (¿bitácora?) y en varias quiero comentar pero, por ahora, me quedo aquí, que no hay mejor hilo para presentarse y decir algo que éste, tejido al amor de A. y M.

El sábado confundí el número del soneto que te mencioné, aunque no su principio. Me preguntaste si no sería el XVIII, que es, seguramente, el más conocido. Pues no andabas desencaminada: era el XVII, que nada tiene que envidiar a aquél. Como acto de contrición por mi dislate, dado que no creo que echar la culpa al alcohol me sirva de nada, te lo copio aquí:

Who will believe my verse in time to come
if it were filled with your most high deserts?
Though yet heaven knows it is but as a tomb
which hides your life and shows not half your parts.

If i could write the beauty of your eyes
and in fresh numbers number all your graces,
the age to come would say «This poet lies:
such heavenly touches ne'er touched earthly faces».

So should my papers yellowed with their age,
be scorned, like old men of less truth than tongue,
and your true rights be termed a poet's rage
and stretchèd meter of an antique song.

But were some child of yours alive that time,
you should live twice, in it and in my rhyme.

Conch dijo...

Para empezar, de tabarra nada! un placer haberte conocido y haber tenido esa entretenida conversación, sobre todo porque aguantaste como un campeón mi cuasi-monólogo y mis rollos filológicos. Yo sí que podría echarle la culpa al alcohol, porque no suelo beber y porque era evidente con sólo mirarme que me estaba bebiendo hasta el agua de los floreros, pero los que me conocen saben que cuando me tocan un tema que me gusta, casco que es una barbaridad, con o sin alcohol.

En cuanto al soneto XVII, es un soneto de procreación! Ése lo dejaré para cuando vuelvan del viaje de novios, jeje. (Pero sí, también es precioso, qué te voy a decir yo que tú ya no sepas)

Muchas gracias por pasarte por aquí, wild yak ;) vuelve cuando quieras y comenta donde quieras.

Un beso

bos mutus dijo...

¡Gracias, C.!

La charla sobre Shakespeare no fue para nada un ejercicio de resistencia: ni cuasi-monólogo, ni rollo en absoluto, sino muy interesante. Y, para que conste, si bebiéndote hasta el agua de los floreros eres así de lúcida, tus alumnos son gente afortunada.

Por cierto, que ayer se me olvidó copiar por aquí la referencia al libro de Junot Díaz que te mencioné en la boda: "The Brief Wondrous Life of Oscar Wao".

Un besote.

Conch dijo...

Me apunto tu recomendación literaria para este verano. Ya te contaré qué tal.

Hoy creo que empiezo mis vacaciones y... estoy que no quepo en mí!

Patri dijo...

Muy buena recomendación, si señor. Yo te apunto dos más, perri:

Middlesex, de Jeffrey Eugenides, y
Travesuras de la niña mala, de Vargas Llosa.

Y así tienes los 3 libros que marcaron mi cambio de vida hace ya casi un año ;)

Que pases muy buenas vacaciones!!

Muakas

Conch dijo...

Middlesex, otro más que añado! que las "Travesuras de la niña mala" me la leí hace dos veranos (en el viaje a Niza a ver a Madonna!), y por cierto, tremendo novelaco!

Yo a bos mutus, no sé si acordará, le recomendé "White Teeth" de Zadie Smith.

Y también recomendaría... Estoy que hago un post de recomendaciones literarias veraniegas, que veo que nos encanamos...

Estoy a punto de partir hacia la playa... QUE YA ESTÁ BIEN!!

Javier Moñino dijo...

Qué bonico post, Conch... si no fuera porque muchos ya tenemos la lección aprendida y sabemos que esto de las declaraciones públicas lleva en un porcentaje muy alto a un arrepentimiento con el tiempo...

Anda que no me digo yo ahora cosas como... "pero como fui tan gilipollas"

:)

bos mutus dijo...

¡Gracias, C.!

Me apropio todas las recomendaciones literarias, tanto las tuyas como las de Patri, a ver qué tal.

Ese post con recomendaciones literarias veraniegas es una magnífica idea :-)

Conch dijo...

Muchas gracias, Moñino, aunque te tengo que llevar la contraria en eso que dices del arrepentimiento. yo no me refiero a ser el Roberto Benigni de turno e ir a por todas haciendo el payaso y lanzarse a la piscina sin agua, yo hablo de cuando ya hay respuesta de la otra persona, cuando la piscina está ya llena y necesita de mantenimiento y tal... Ya hablaremos tú y yo ;) El martes mismo.

bos mutus, me pongo con las recomendaciones YA, aunque antes habrá que ponerse a leer, jajaja, que de momento no he pasao de los periódicos y alguna revista frivolona... poco a poco.

Besos!

bos mutus dijo...

¡Hola, C.!

Ya estoy de vuelta de vacaciones. Espero que estés disfrutando en Suecia :-)

Escribo este comentario rápido, porque tengo que darte las gracias por la recomendación de "White Teeth", de Zadie Smith. Antes de irme de vacaciones encontré por casa una edición en español que pertenece a mi madre. Llevo unas 100 páginas porque acabo de empezar con él, pero ya me tiene enganchado y estoy disfrutando un montón.

¡Gracias!

Conch dijo...

Hola bos!

Genial el tesoro encontrado! jo con tu madre! Me alegro de que lo estés disfrutando. A veces una tiene cierto miedo al recomendar libros. Yo tendré que releerlo para clase, como te dije, pero en septiembre, que ahora estoy viciada con "Los ojos amarillos de los cocodrilos".

El próximo post va de libros, un poco, y a mi estilo, claro.

Espero que la vuelta al cole no haya sido muy traumática, bos. A mí todavía me queda un poco. Y sí, vine de Suecia y me vuelvo a ir. (Cosas mías, long story!)

Espero verte en Madrid en algún momento este año, que podríamos organizar algo.

Un beso.

bos mutus dijo...

Pues sí, C. Tanto, tanto estoy disfrutando que me apunto también el de Katherine Pancol, con el que estás ahora. Por otro lado, F. ya lo sabe, pero es que en casa otra cosa no será, pero libros tenemos unos cuantos.

La vuelta va bien. Sin apuros y sin prisas. Me alegro –con cierta envidia, claro– de que aún te quede un poco de descanso estival y quedo a la espera de esa otra historia.

Sí que estaría bien organizar algo por Madrid. Yo ahora tengo cada vez menos tiempo libre, pero dame un toque por facebook cuando vayas a venir y hablamos.

Un besote.