domingo, 30 de diciembre de 2012

Menos sombras



La primera vez que oí hablar de ella fue el pasado mes de mayo cuando, por el cumple de mi amiga A, N sugirió que le regaláramos una novela llamada Cincuenta sombras de Grey. Yo, con la mega pila de libros pendientes de mi mesilla de noche, no me interesé siquiera por el título. No fue hasta el mes siguiente cuando, para el cumpleaños de S, mis amigas decidieron repetir regalo. Ahí ya, inevitablemente, saltó mi curiosidad, y con un poquito de google y de twitter, me medio-documenté sobre este librito tan popular entre mis congéneres. "Porno para mamás", "adictivo e intrigante" y "la novela que ha revolucionado a las mujeres de América". Con esa carta de presentación y, tras hablar de ello con J, lectora empedernida donde las haya, decidimos leerla nosotras también. “Sí, éste es el libro del que habla todo el mundo”, rezaba una pegatina en la portada. J lo empezó esa tarde y yo lo dejé en mi pila de libros, para cuando acabara La voz dormida. “Es una mierda, Bitter”, me dijo J a los tres días.

Entonces llegó julio y mi viaje con A y N. Ambas hablaban de un tal Christian al que amaban y de una tal Anastasia a la que envidiaban. Una de ellas, incluso, se llevó la novela dichosa al viaje y, a pesar de haberla leído ya, en ocasiones la abrían por una página al azar para leerla entre suspiros. Fue entonces cuando les pedí que me contaran más y así documentarme del todo. Tan del todo, que pensé en regalar mi libro a alguien, pues yo ya no tenía ninguna gana de leérmelo. 

Tuvieron que pasar tres meses para que cambiara de opinión. Las tertulias en la Radio Online y las conversaciones con amigos fans y detractores me obligaron a informarme antes de hablar. Esta semana, gracias a las navidades, me lo he acabado por fin. Si bien es cierto que el principio engancha (a ver cuándo se la tira), no entiendo el supuesto pique con el libro, pues lo encuentro una ñoñez aburridísima. Así, un sueño de padre y muy señor mío me invadía siempre, fuera la hora que fuera, para luego dejarme comiéndome la cabeza: “De lo que he leído antes de hincharme a bostezar ¿qué es lo que puede haber gustado a mis amigas? ¿De verdad esto les pone? ¿No les repele el estilo o la traducción?”

Pues no, y van y se leen la trilogía completa y me desean que en el 2013 ponga un Grey en mi vida. Ni harta a copas. Ni tampoco se lo deseo a ellas. No quiero un acosador, un mandón y un celoso pervertido. Que sí, que el sexo impulsivo, espontáneo, desinhibido mola un montón y más si el tío está bueno y está loco por ti, pero que el gatico de las 9 colas se lo meta por donde le quepa. A dar latigazos a la puta calle. Y que sí, que cada pareja juegue a lo que le dé la gana en su alcoba, su piano o su encimera de la cocina, pero dentro del respeto y del consentimiento mutuo, que se note que estamos en el siglo XXI. Que si hoy jugamos a que yo soy la sumisa, mañana te toca a ti, majo.

Llego a la conclusión entonces de que la novela gusta porque ella, que es, a priori, una sonsa del montón, realiza el sueño más deseado por toda mujer, uno que nunca pasa en la vida real, por el que todas la hemos cagado alguna vez, que es que un tío cambie por ti. No nos damos cuenta y novelas como ésta no ayudan. Ni los hombres rarunos cambian, ni nosotras somos sus salvadoras, ni la razón de que ocurran milagros. Y que los locos deben ir al manicomio y nosotras no deberíamos tocarlos ni con un palo.

Si acaso, lo único que me gusta es la correspondencia de los protagonistas por email, donde la mosquita muerta se suelta y el sádico se muestra de lo más ingenioso, divertido y sí, tremendamente sexy. Pero ya.

Así pues, para el 2013 me propongo dos cosas: leer libros mejores y tener los ojos bien abiertos. Por si me cruzo con un sombrío de éstos y tengo que mandarlo bien lejos.

8 comentarios:

Athena dijo...

Jajajaja, muy bien dicho ;) Y yo también esperaba que ella le diera caña al él.

Conch dijo...

Es que hay un momento hacia el final que parecía que la tía le iba a dar la vuelta a la tortilla, ¿verdad? Pero no, al final a la tía se le quema la tortilla hasta por dentro. Tontadelpijo.

Athena dijo...

Jajaja, si es que... Es una golosa. Nada más que hace marranear el plato.

M Galiana dijo...

lo has clavao !!!! hace poco le contaba eso a una amiga: ella quería prestarme el segundo y yo le decía que no lo quería leer. Ella se sorprendía porque lo tenía clarísimo. Tú expresado excepcionalmente todos mis argumentos por los que me había decepcionado el libro ... pero tú lo expresas mucho mejor :D !!!! hasta la mitad me reí y disfruté luego pinchazo tras pinchazo y yo lo digo bien alto NO quiero un GREY en mi vida es IRREAL ... y me da rabia que a la gente le guste tanto ese príncipe azul que para que sea menos ñoño le añadimos un cuarto del dolor y un pasado con sombras ... anda ya!! jeje.

cuarentona dijo...

1Pues si, yo también he leído la trilogía!.¿Como unos libros tan malos son superventas?, no me lo explico.Si que dan para unas charlas con las amigas y unas risas, me quedo con eso, por lo demás es una novelita rosa con un poco de porno.Pero si que tiene algo positivo y es que gente que en su vida ha leído un puñetero libro, se ha leído estos (a ver si ahora siguen con algo mas interesante)

Conch dijo...

Gracias M, gracias cuarentona!

Y sí, todo el mundo con quien hablo (con la excepción de 3-4 amigas) opinan lo mismo que yo... pero ¿no me comenta nadie que me contradiga? Con lo que me gusta a mí el debate Grey.

Y cuaren, sí, estoy muy de acuerdo contigo en tu última frase. A mí misma me ha devuelto el hábito de lectura, jajaja. Algo bueno tenía que tener :)

Os lo recomiendo, por cierto, "La Vida Imaginaria" de Mara Torres. Muy de mi rollo.

Anónimo dijo...

Admito que está mal escrito (o/y traducido), que se repite más que el ajo (venga labio mordido y venga sonrojo), que la protagonista algunas veces (por no decir todas) es pa darle un mochazo (a él también, claro), que muchas situaciones son demasiado fantásticas hasta para una novela (de virginal a fustigada en cero coma)... pero confieso que, a persar de todo esto (y más)me he leido los tres libros y seguidicos. ¿Porqué? pufff.. pues no lo sé bien, la verdad, creo que tenía interés por ver cómo terminaba la historia, será eso que has puesto de que en el fondo todas queremos que un hombre cambie por nosotras, ains... pero admito que como valor literario, cero.

Por cierto, los personajes evolucionan un poco (tampoco se matan) en los siguientes libros. Si quieres saber quién domina a quien al final, lo puedo contar o bien esperamos la peli...

Josephine.

Conch dijo...

Yo no me pienso leer los otros dos libros, pero la peli... no me la pienso perder!!