miércoles, 11 de febrero de 2009

Poner a prueba



Tras una semana intensiva de corrección de exámenes no puedo evitar pensar la de veces que se nos pone a prueba en la vida. Y la vida vale, porque la vida es la vida y en eso consiste... pero ¿que te ponga a prueba el tío que te gusta, así gratuitamente?

Yo, que he hecho muchas tonterías en mi vida, quizá la más gorda fue abandonarlo todo para que un tío me pusiera a prueba. Prueba que suspendí, por cierto, una y otra vez, por mucho que me presentara a todas las repescas. Al final supe que era por el profe, que me tenía manía. Así que, después de dos años y medio de convocatorias, me dejé la asignatura esa en la que nunca debí haberme matriculado.

Luego está mi amiga A, a la que invitaron a cenar y no pudo ir. La cena surgió después de varios encuentros, varias copas y algún que otro cine. Después hubo una fiesta de cumpleaños que resultó ser un examen sorpresa del que se quedó sin saber la nota. Y luego otro cine, y luego otra quedada, y el tío que no le dice la nota. "Todavía no tengo suficiente material tuyo para evaluarte" -le dijo él, con un par. Habráse visto. ¿Qué es esto? ¿Una entrevista de trabajo? ¿Qué más necesitas de mí para darme un mísero beso de buenas noches? Referencias? (porque las tengo, y muy buenas... ejem)

¿Por qué nos ponéis a prueba? Con lo bonito que es empezar con un beso y ya se verá. Y luego irse conociendo y esa cosa tan bonita que es la regularidad del "poquito a poco"... ¿Y el "aquí te pillo aquí te mato"?

¿Dónde quedaron los nervios aquellos de "El día después"?¿Por qué nos hacéis estar pendientes del móvil, del email, del facebook? ¿Por qué nos dejáis escapar?

¿Qué más queréis? Nos tenéis, somos estupendas y no nos mereceis (eso seguro). Aprovechaos, pijo, y darnos un poquito de coba. Ya veréis que somos perfectas para el puesto.

16 comentarios:

ana belén dijo...

Tienes razón Conchi, aunque no creo que solo se trate de que nos den oportunidad de ver que somos estupendas para el puesto, más bien que haya una plaza vacante.

Creo que hay una no disposición a mover un dedo por una relación y sí un me tiro a la piscina solo para refrescarme, estamos empeñados en que por huevos tenemos que ser mega-felices y no nos damos cuenta que pasamos la vida pensando en como conseguirlo.

Querida puede que no haya beso en el portal, que tengamos la ligera sensación de que no nos ven estupendas o que nos dejen escapar pero cuando el amor llega a ti y a cualquier caparra de los que hablas no te libras ni queriendo..

Un besico

Armando dijo...

Me parece que en el par de lustros generacionales que me separan de ti, algo me he perdido y no se lo que es, pero a vista de posts como el de hoy, casi que mejor.
No entiendo lo de la prueba, pero ni de lejos.
Cierto es que con los "chavales" de tu quinta sólo me relaciono a nivel laboral y deportivo, y no se por dónde andan los pensamiento de los caballeretes de esta época, pero me quedo asustao de lo que te leo.
movil, mail, facebook? Madre mia !!!, Ciencia ficción pura y dura. Nosotros haciamos colas de una hora en las cabinas de teléfono de Granada, con el frío de la calle y la distancia. Encontrar una carta en el buzón, a la vuelta de clase, hacia que el corazón se saliese del pecho. No podias saber al instante, no podias quedar, no podias pedir perdón. Habia una cita concertada para una llamada, y punto.
La de burradas que habré hecho por unos minutos de conversación o por un fin de semana.....para escribir un libro.
Tu lo has dicho, lo bonito que es empezar con un beso, y el poco a poco....y el ya se verá. Hoy, que no hay distancias.
A lo mejor es eso, que no hay distancias, que todo lo tenemos al momento, que no paramos a pensar en lo que tenemos, que nos sobra de todo.
Pero casi que me quedo con que a lo mejor hay mucho "pavisoso" suelto,.....que va a ser eso.

Conch dijo...

Jo, amiga, me dejas loca.
Cuánta razón en lo de la piscina, tú, me ha encantado. Sin embargo, no me digas que no es divertido ver cómo está el agüica, ya sea de cabeza, en bomba o bajando despacico por las escaleras. Luego ya decides el tiempo que te quedas en el agua, no? Será un invierno generacional, que no está el personal pa piscinas.

Anónimo dijo...

Conch, qué trabajo me cuesta pensar que no hay un tío, un solo TIO,en esta tierra, que sepa apreciar lo que tu dejar entrever en tu blog ! Yo ando en muchas cosas, pero te juro que llegará el día en que no tenga más remedio que invitarte a cenar y después a bailar. Por que yo sé bailar ,y sé que vino te gustaría, y que música te encantaría, y que te gustaría oir en el portal de tu casa . . Y lo haré, por Dios que como sigas quejándote de lo mismo, NO AGUANTO MÁS. Te invitaré a cenar ! Ya está bien !! Joer !
Kaiser S.

Conch dijo...

Armandico, perdóname que antes no he tenido tiempo de comentarte. Vengo ahora mismo de la tertulia de los domingos (donde se fraguan las ideas de este blog) y que sepas que te he mencionado. Es cierto que ya no se "juega" de la misma manera, que hace... tan sólo un par de años!

Si tan disponibles estamos, si tan fácil es conocernos (blogs, facebook...) ¿cómo es que no es suficiente? Estamos muy comodones TODOS y muy gandules, y mientras que las tías agradecemos el mínimo gesto (Me ha contestado al mail!) los tíos se dedican a hacernos exhaustivas pruebas de nivel.

Kaiser! Quién pijo eres!? Vete haciendo un hueco en la agenda porque tal y como están las cosas... seguiré quejándome!!! (y eso que lo he hecho en nombre de una amiga... te informo de que tengo unas 12-15 amigas íntimas solteras e indignás que me proporcionan inspiración a capazos)

Patri dijo...

A mi también me deben estar poniendo a prueba, porque lo máximo que he conseguido es q me acompañen al metro...

Yo también quiero un beso en el portal!

Conch dijo...

LO VEIS? y dos besos, una palmadica en el brazo y lejos, no vaya a ser que nos lancemos al ataquerrl! Con lo estupenda que tú eres, Patri. Qué fuerte me parece.

Al menos me consuela saber que no sólo pasa en Murcia.

Anónimo dijo...

El romanticismo se perdio hace mucho tiempo, no hace falta darle mas vueltas y mas claro agua. Hay que ver lo que aguantaban (y aguantan) nuestros padres y nosotros con dos palabras ya la tenemos liada, no me extraña que los tios esten acojonados con nosotras, si estamos a la que saltamos. Solucion? no la veo por ningun lado salvo encontrar a la horma de tu zapato, y eso es, ay!, el tema. No los defiendo pero tampoco los entiendo, se perdio el correo y con eso muchas cosas mas. Tanta "exposicion" no podia traer nada bueno, saben tanto de nosotras antes de empezar el examen que no les interesa lo que vayamos a escribir en la hoja en blanco: ya tienen su nota de antemano. Soy pesimista, pocos visos tiene esto de cambiar pero animo es lo que nos queda.

Conch dijo...

Oleeee. Estoy muy pero que muy de acuerdo contigo, anónima.
pero... quién eres?

La horma...

Antonio Rentero dijo...

Me voy a hacer yo una camiseta con tu frase de

¿PORQUE NOS PONÉIS A PRUEBA?

Nosotros somos fáciles de complacer, no EXIGIMOS a la "princesa azul", nos conformamos con que respondan abierta y sinceramente a nuestro interés.

Me he tirado a todo tipo de piscinas (llenas, vacías, de agua, de hielo...) y no sé pq algunas están hechas de una pasta distinta a la mía.

Hace tiempo que me cansé de ser yo el que tenía la OBLIGACIÓN de dar primeros pasos para luego llegar a casa con el chichón que había el fondo de la piscina en medio de mi frente.

El poco a poco es FUNDAMENTAL.. pero claro, una cosa es "poco a poco" y otra es "NADA A ALGO MÍNIMO POR LO QUE ADEMÁS ME DEBERÍAS LA VIDA EN AGRADECIMIENTO".

En el fondo lo único que sí os concedo a las mujeres es que son muy muy pocos los hombres que realmente merecen la pena (reconozcámoslo, es así) y además si a eso le sumáis que soléis tener un nivel de exigencia bastante elevado pues apaga y vámonos.

Supongo que nosotros tendremos tantisimo miedo a la soledad que al final exigimos simplemente cosas básicas: un grado de belleza aceptable, un cierto sentido del humor, una inteligencia media, capacidad de mostrar cariño... y ya si a veces te "mueve el piso" pues ni te cuento.

Antonio Rentero dijo...

Se me olvidaba, me dijeron hace poco "creo que mi media naranja ya la he exprimido alguien" ;-)

Ante todo nunca hay que perder el humor.

Antonio Rentero dijo...

Y hablando de sentido del humor, esper que nadie se tome este cuento que me ha lelgado por email como artículo de fe y trate de seguirlo a rajatabla:

EL CUENTO DE AMOR MÁS BREVE Y HERMOSO DEL MUNDO
>
> Había una vez un hermoso príncipe que le preguntó a la bella Princesa:-
> ¿Te
> quieres casar conmigo? - Y ella le respondió: - ¡¡¡NO!!!
>
> Y el príncipe vivió feliz por muchos años yendo a pescar, a cazar y al bar
> todos los días con sus amigos y tomaba mucha cerveza, vino y cava, se
> ponía
> hasta las orejas de copas cuantas veces quería. Jugaba al golf y comía
> caviar porque le alcanzaba la pasta para eso y mucho más. Dejaba la ropa
> tirada en la silla del comedor y follaba con mujeres de la noche y
> vecinas y
> amigas y.... No tenía que competir con vecinos y amigos por el mejor
> coche,
> el mejor lugar de vacaciones, etc...
>
> Y se tiraba pedos a mansalva y meaba salpicando la tapa del inodoro y
> con la
> puerta del baño abierta. Cagaba leyendo sin límite de tiempo y cantaba
> eructando y se rascaba los güevos. Escuchaba a Elvis a pleno volumen y
> veía
> fútbol todo el fin de semana... y no le tocaban las pelotas!!!!.
>
> FIN
>
> ¡Se me han saltado las lágrimas!.

Conch dijo...

Antoñico, seréis fáciles... lo serás tú! Este post se escribió por alguien, bueno, no! de hecho está inspirado en más de uno.

Y en cuanto a nosotras, te aseguro que estamos bajando el listón, y a veces incluso mucho y lo mantenemos bajo por mucho tiempo... Yo sé lo que me digo, que los 30 son muy malos.

Mujeres según tus exigencias básicas (grado de belleza aceptable, un cierto sentido del humor, una inteligencia media, capacidad de mostrar cariño... y que a veces te "mueva el piso") conozco trillones! bellísimas, graciosísimas, inteligentísimas, cariñosísimas, tremendas con el piso y poseedoras de muchas otras cualidades! pero tíos que cumplan eso... dónde pijo están?! De hecho, si lo releo, me da por pensar qué es mucho pedir.

Mis exigencias básicas: que sea inteligentísimo y que se duche todas las mañanas. De aquí a nada eliminaré una de estas cosas, seguro, que veo que me quedo sola.

Tú es que además ligas un huevo, que lo sé yo!

Antonio Rentero dijo...

Querida Conch, si hay un tema que me apasiona por encima de todo es vosotras, las mujeres.

Desde un punto de vista estrictamente intelectual supone un reto tratar de entenderos, pero no lo digo en sentido ni peyorativo ni despectivo, al contrario. Nosotros tenemos unos procesos mentales (en fin, sí, a veces se les puede llamar así) más simples e incluso el tío más raro con el que puedas llegar a dar en el fondo no deja de responder a la mismas variables que uno mismo.

Vosotras en cambio suponéis el desafío de los jeroglíficos que atormentaban y deleitaban por igual a Champolion: tan bellos como enigmáticos, tan misteriosos como atractivos.

Y ojo, que no hablo, por supuesto, de la vana y superficial belleza externa, para la que además cada uno tiene su propio gusto. No te digo más que a mi de "Camera Café" las dos que más me molaban eran la Cañiy aquella otra de las gafas en lugar de la Carolina Cerezuela que no me pone nada. Para gustos, los colores.

Hablo de esa otra belleza que se percibe en gestos, palabras, actitudes... que hace que pasados los años sigas teniendo ganas de estar con esa persona, no solo de admirarla como si fuera un cuadro, que al final todos envejecemos y nos quedamos más feos que picio.

Ese es el atractivo que algunos buscamos y a vece creemos encontrar... intuimos... o simplemente ansiamos.

Y créeme que una gran mayoría cumplís con creces los requisitos mínimos, los medios e incluso los máximos.

Pero surgen dos obstáculos:

a) El Miedo

b) El Romanticismo

A veces tememos volver a sufrir o volver a hacer sufrir (evidentemente no todas/os son tan "buenos" ¿verdad?) o simplemente dejar entrar a alguien en nuestras vidas nos hace creernos débiles y vulnerables, nos obliga al compromiso con el otro, a la renuncia de tantas comodidades propias... Podemos temer que vea en nosotros algo que no nos gusta o que pensamos que no le va a gustar... o simplemente no somos lo suficientemente valerosos como par atevernos a fracasar.

Ya nadie muere de amor.

Sentirse rechazado es horroroso, pero no mata. Es un dolor incontenible, un peso en el alma que no te deja ni mirar al cielo... pero no sale en las radiografías ni en los TACs, no te lo ves en el espejo por las mañanas aunque a veces algunos te lo reconozcan en lo ojos. Pero no te mata.

Errar es de humanos (y herrar, de herreros) así que hasta que no te libras del miedo a fracasar en una relación no te atreves a proponértelo y no es que le niegues la oportunidad a quien quizá solo quiere que compartáis un poco de felicidad, es que te quitas tú mismo la oportunidad.

¿Quieres un beso en el portal?

Bueno, "afueraparte" de que por cada 1 que lo desea hay como 1.000 que les apetece tanto como ser desolladas con una gubia de carpintero el problema se resuelve acudiendo a las prendas deportivas... JUST DO IT

¿Quieres un beso? Lánzate y lo das. Los hombres solemos darlos con lo labios, equipamiento que suele venir de serie tb en vosotras.

Por otro lado aunque parezca mentira vivimos una época Romántica. La gente ya no busca emparejarse con alguien por interés material de forma generalizada, muchos tratan de que su pareja les colme intelectual, espiritual y físicamente. Y eso no es sencillo si llegas a reflexionar un poco sobre el tema.

Algunos, quizá erróneamente, seguimos buscando el alma ajena que nos conmueva nuestra propia alma, que nos complete y complemente, y en esa búsqueda de la Fuente de la Eterna Juventud quizá nos perdamos los encantos de los paisajes por lo que transitamos.

Como Schliemann en su búsqueda arqueológica de la Troya real, a vece persiguiendo nuestro sueño atravesamos los escombros del mismo sin saber reconocerlo y nos pasamos de frenada. Puede ser.

Sé que sois muchas las mujeres magníficas, ideales, de las que enamorarse podría ser tan sencillo como ponerse a la pata coja... es decir, te cuesta un pequeño esfuerzo de coordinación, puedes llegar a perder el equilibrio e incuso dar un traspiés, puedes parecer un tonto... pero de pronto otorgas todo el valor a esa parte que te faltaba en tu vida.

Nosotros en cambio reconozco que no guardamos EN ABSOLUTO esa proporción. De hecho en los últimos tiempos ESTE ha ido tema frecuente de conversación con diferentes grupos de personas y la conclusión es siempre esa misma.

Pero creo que en ocasiones se puede confundir ese divertido concepto de "bajar el listón" (conozco quien ya dice "¿bajar el listón? yo directamente me lo dejo en casa") con el de no valorar realmente lo que te encuentras.

Y hablo de hombres de apariencia normal, de los que se duchan todas las mañanas e incluso alguna noche, con trabajos normales e incluso interesantes, sin hijos de matrimonios previos ni ex que les saquen de sus casillas, con formación y conversación, con cultura e intereses diversos, con inteligencia incluso superior a la media (alguno es hincha del Murcia, otro es futbolero en general pero algunos como yo es que el fútbol solo lo vemos en la final del Mundial o si juega Brasil). Y simpáticos, cariñosos, educados, detallistas... con casa propia incluso.

Existen, créeme... existimos, fuera falsas modestias, si conozco el prototipo tan bien no es solo por reconocerlo en algunos amigos sino pq al final terminas dándote cuenta de lo que te diferencia de ciertos especímenes.

Y créeme tb que si bien en ocasiones han comenzado algunas relaciones que lamentablemente no han llegado a buen puerto las mayores frustraciones no provienen de lo que empezó a querer ser y no pudo ser, sino de lo que nunca pudo llegar a empezar a ser.

Hay por este mundo algunas mujeres que siguen en nuestros corazones y nuestras mentes años después de que no nos concedieran una mínima oportunidad. Y sin rencor, de hecho con cariño y con esa estúpida nostalgia del pasado que nunca sucedió y esa ilusión truncada del futuro que nunca será.

Y el desconcierto en unas ocasiones de haber sido sometido a una prueba aún... pero cuando no te dejaron ni presentarte ante el Tribunal...

Y otro tema sería el de que yo ligo mucho (¿pero cómo te has enterado tú de esa falacia vil, de ese infundio disparatado?).

Yo no ligo. En serio. Ligar ligar lo que se dice ligar habré ligado un par de veces en mi vida.

Con frecuencia conozco personas. A veces me interesan. Ocasionalmente me atraen. De vez en cuando trato de saber cómo son más allá de lo evidente. Hay ocasiones en que el interés resulta mutuo. Unos días me enamoro. Otros se enamoran ellas.

Y al final siempre termino cantando "Vivir así" de Camilo Sesto...

Un día escribiré el libro de todo esto y os lo regalaré a los que fuisteis capaces de leer hasta aquí.

Conch dijo...

A mí! Y si no, me lo compro.

Además me lo he leído tres veces y prestando mucha atención, que conste.

Un besazo, Antonio, eres grande.

Antonio Rentero dijo...

A ti te lo reglo, don´t worry, my dear.

Mil gracias por la atención, y por la inspiración, que si algo de ese texto te hace pensar en la grandeza proviene todo de vosotras, del aliento que nos transmitís a algunos.