martes, 23 de septiembre de 2008

Abrimos cuando llegamos, cerramos cuando nos vamos

Ayer volví a Yecla, y además casi casi se podría decir que fui por gusto. Me fui a ayudar a los nuevos profes y a enseñarles el pueblo. En el camino ya les hablé de las peculiaridades más llamativas de Yecla y, aunque intenté no torrarme, creían que estaba exagerando. No saben lo que les espera.

Llegamos a la hora de comer. No hay ni Perry por la calle, sonido de chicharras y tres murcianos perdidos, uséase, nosotros:

- “Llévanos por ahí de cañas, mujer!”
- “Eso aquí no existe”
- “Venga hombre, cualquier sitio así rápido, pinpán, una birra y algo pa picar”
- “Tú lo flipas, nen”

El Pecarás de vacaciones (ahora!?), El Reloj era super cutre, El Andaluz cerrado, lo mismo que el Atrio, la Zaranda no que nos clavan, el Entrevinos traspasándose!

Dos chicas (turistas? no creo, serán interinas) se nos acercan: “Oye, un sitio para comer por aquí?”

Tengo una última opción antes de una socorrida bandeja de empanadillas del Mercadona: La Barrica. De repente, de camino… La Mamma está abierto! Un año viviendo en frente y es la primera vez que lo pillo abierto! Y encima tiene menú diario de 11 leuros, esto es lo más grande!
Al entrar hay un cartel que dice:

HORARIO
ABRIMOS: Cuando llegamos
CERRAMOS: Cuando nos vamos
Si está cerrado cuando vienes es que NO COINCIDIMOS!

Ahora lo entiendo todo.

Yecla is different, so fucking different.

15 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

1.- Foto de ese cartel pa mi blog "QUISPARATE" pero ya.

2.- En estos casos mi amiga Esther diria "¡la Virgen Dios!".

3.- El robocop.

charmed dijo...

Sí que estas chulica tú, si. Ir a Yecla por gusto.

Conch dijo...

Les tendré que decir a mis compis que me pasen la foto por el móvil, si es que lo pillan abierto.

Yo de momento creo que no voy a ir a Yecla en un tiempecito, no creo que tenga el gusto.

Si eso a por una ensaimadica...

M.C.F. dijo...

jajaja que descojono nena.
¿Pero qué haces tú con las Yeguas, digo en Yecla?

end du dei espik de inglis dear in Yecla?

by the way, check if you know my cousin.

beijos, linda

Conch dijo...

Trabajé de interina en Yecla, MCF, y no veas qué año! En palabras de un amigo mío que estuvo anoche: "Yecla es una puta mierda y está a tomar por culo".

Hablar inglés... a bit, I guess, I did my best!

A tu cousin lo conozco de vista, de las Opos...

Qué alegría verte por aquí! Vuelve cuando quieras! Besicos

Rafa dijo...

Cómo te pasas con Yecla...

Conch dijo...

En ningún momento me paso con Yecla! Todo el mundo me dice lo mismo, que exagero, que no será para tanto... hasta que lo viven en sus carnes.

De hecho, si vuelves a leer el post, se trata de una narración neutra, objetiva. El que dijo lo de que es una puta mierda no fui yo... y eso que mi colega sólo fue a ver un partido..

Hola Rafa, por cierto (estás mejor ya? :) )

Rafa dijo...

Estoy un poco mejor, sí, gracias. Aunque la gente se me queda mirando al verme con bufanda cuando no bajamos de 25ºC.

Si yo fuese de Yecla te quemaría el blog, por lo menos.

Conch dijo...

Rafica, jajaja. Hubo una vez que me pasé de verdad y mira por favor los comentarios:
http://bitterconch.blogspot.com/2008/06/adis-yecla.html

Los yeclanos son muy fuertes.

Anónimo dijo...

Ntchs,... a este paso te van a nombrar pregonera en las próximas fiestas de Yecla....

Rafa dijo...

Jajaja, ¡si te lo querían publicar!

joaquín dijo...

vaya, si mi pueblo es un poco gris, que tal? ,te compraste el sofá, saludos , tranquila que no te voy a quemar el blog.

Conch dijo...

Hola Joaquín, qué tal?
Pues no, todavía no me lo he comprao, no, pero pronto, es que todavía no me han dao la casa.

Aparte del sofá querré ver más cosas... sillas pal comedor y alguna que otra cosilla.

Y a ver si esta vez me agencio una ensaimada gigante, que el otro día no quedaban!

A partir de ahora, y aunque suene extraño, iré a Yecla por gusto, quién lo diría.

Saludos

sushi de anguila dijo...

Reivindiquemos el Mueble y las madalenas recostradas de azúcar de Yecla, LEÑE!...Que hasta los bleak places tienen alguna cosica que merece la pena... por lo demás, lo que cuentas del restaurante es digno de Kafka o de esas películas de los años treinta con viajeros ingleses recorriendo desesperados Transilvania en busca de un hostal que merezca la pena para pernoctar y sólo reciben temerosos "no" como respuesta por parte de mujeres bigotudas y llenas de verrugas pilosas...y mientras, lentamente, la noche cayendo, la luna en pleno esplendor y las tumbas de los no muertos echando humo.....¡que viene, que viene! chuus, chuus..¡que ya está aquí...!

Conch dijo...

Oye, y los gazpachos! que na más pensar en ello, salivo cual perro de Pavlov... Yum!