viernes, 27 de marzo de 2009

La boda de mi prima


Venga, va, os cuento la boda de mi prima.

Empieza con 4 personas, 2 chicos y 2 chicas (todos parientes), trajeadas para una boda, 4 macutos y miles de bártulos varios metidos todos ellos en un coche sin maletero, un Lupo verde bitter, camino de los Jerónimos. La conductora, además de prisa y frío (va en palabra de honor), lleva una coliflor azul en la cabeza y una carrera en la media a la altura del talón. Su primo y copiloto le sostiene los tacones, ella conduce con sabrinas. Al salir del coche, la coliflor choca con el umbral de la puerta y se cae. Aquí no ha pasado nada.

“Jolín, sobrina, ¡estás para tener un hombre a tu lado!”

La ceremonia más larga que un día sin pan y con muchos, pero muchos, momentos de desconexión. La de la coliflor azul, ataviada con un manto súper calentico color berenjena sale a leer las peticiones rezando para no matarse por el camino. Qué bien leyó, le dijeron.

“Como Pedgo, que vuestgo matgimonio se edifique sobre ggggjjjoca!

En el cócktel son todo besos a familiares viejunos, cervecicas y ataque a los camareros que tan poco frecuentemente pasan por mi lado.

Pues súper feliz, me saqué la plaza, estoy dando clase en Murcia, me compré un piso en el centro y me independicé hace 3 meses.
"Sólo te falta el marido!"
"¿Pero sin casarte? vives sola? Ay pobre"
"Y con lo partidazo que eres ¿no tienes novio, nena?"
"Bueno, tú no te preocupes, que pronto llegará."

"A ver luego en el baile, que de bodas salen bodas."
"El ramo de tu prima es para ti claramente."
"Se casa tu hermano pequeño antes que tú, qué bueno."

Mi mesa está en una esquina del salón pero estoy contenta (porque visualizo, no por otra cosa). A ver... no soy ni la única soltera ni la mayor de la mesa! En ella están mis dos primos A y E, hermanos, varones, solteros y residentes en Alicante, de edades comprendidas entre los 35 y 37 años. Luego está mi hermano (27) y su novia (26) y mis primos pequeños (23, 21, 17). Miro al lado, donde está una de las 5 mesas donde me podrían haber colocado. Hay cuatro parejas y tres embarazadas, buff. Al otro lado la de los niños y al otro... la pared.

La comida, buenísima y finiquitada por una tartica Leonor que se hizo esperar, también parece interminable... Que me saquen de aquí! Necesito un bailoteo y un copazo! Y hablar con gente de mi edad! Aunque estén casados!

“Mira la soltera qué bien se lo pasa!”
“Nena, cómo van los fichajes? Alguno de estos tiene que estar soltero”
“Pues yo tengo un hermano que te lo voy a presentar”
“Oye, qué hacías hablando con ese? Y con el otro? Y a ese de qué lo conoces?”
“Te tengo que presentar a mi cuñado, que también odia las bodas”

Y la mejor fue esta. Un chico bastante guapo con el que había cruzado media palabra en la barra diez minutos antes:
“Oye, que no lleve anillo no significa que esté soltero, que tengo mujer e hija de 22 meses”
“Ah”.
Y le sonrío. Pero no me puedo quedar así:
“Pues sabes lo que te digo? Que me parece muy mal lo que acabas de decirme! Acaso te he acosao, tío?! Acaso sé como te llamas!? Acaso me tienes miedo porque voy sola y tú eres un débil mental!?”

La música me salvó de liarla fruto de la desubicación, la desesperación y la depresión. Dios bendiga la música de boda, las córeos peretas y a mis primos bailongos. A Dios pongo por testigo que no volveré a ir a una boda familiar sin pareja, aunque sea alquilada.

10 comentarios:

sushi de anguila dijo...

JAJAJAJAJA...Apabullante, genial y divertida descripción... te ha faltado contar que ibas muy guapa, como hemos visto por el feis tus comopis, y que seguro que fuiste una de las alegrías del bodorrio... Lo del tipo casado sin anillo... propio del típico Mr Bean murcianesco... BStS...UMM, Ya se huele a South Beach....

Luis Alcázar dijo...

Es patético observar a un casado intentando ser y hacer lo que no es (o decir: “Si yo estuviera soltero, sabríais lo que es ligar”), o a un tipo con novia intentando aparentar que no la tiene. Y estos dos especímenes abundan en las bodas.

Antonio Rentero dijo...

Ah, las bodas... si no existieran habría que inventarlas, aunque solo fuera para que Conch nos las contase...

Luigi dijo...

Conch, lo que diga tu familia da igual, yo creo que no necesitas a nadie a tu lado, te sirves y te bastas tu misma, eres una tia estupenda, tienes trabajo, coche, casa, amigos que te quieren, tiempo para disfrutar de esta y otras bonitas ciudades, te gusta lo que haces y estas tan guapa lately! TE has planteado que casi todos tus últimos post van sobre encontar novio?
¿Realmente lo necesitas?

Te recuerdo que ya tienes marido!
,-)
por cierto mis post de hoy va sobre la boda del sábado, léelo y llora!
Te quiero amore

Goliadkin dijo...

Ah! Esas bodas en las que te ponían en la mesa de los solteros... Menos mal que en las bodas del trabajo te ponían en la mesa de los del trabajo...

Qué tiempos aquellos de soltería... qué recuerdos tan entrañables me traen estos mementos que cuentas aquí...

Menos mal que ahora la sociedad ha avanzado y no existe un prejuicio con las mujeres solteras aún peor que el que hay con los hombres...

Menos mal que la gente sigue siendo tan agradable como yo recordaba...

Besicos, que hace tiempo que no te leía.

Javier Moñino dijo...

El casado que te advierte de que lo es me parece uno de los casos más tristes que he escuchado en tiempo.

Es como esas tías que en la primera frase que intercambias con ellas, te habla de su novio o te suelta de forma indirecta que no está interesada en ti cuando no has tenido tiempo de decir ni mu...

Las sobradas o las patéticas, las llamo yo...

Antonio Rentero dijo...

Admirado Goliadkin, que abandonados nos tienes...

Conch dijo...

Ayer recordé otra anécdota fantástica: Cuando me acerqué a la mesa de los niños, Pepito, de 6 años, me gritó: "¿Vas buscando marido?".
Pa haberlo ahogao...

Sushi: Muy guapa, muy guapa, pero... si una no se ve, no se ve.

Alcázar: Los casados "envidiando" la soltería y dándoselas de expertos de la vida... Cuando todo el mundo sabe que los que más sabemos de todo esto somos nosotros. El fracaso y el mariposeo es lo que tiene.

Rentero: Las bodas molan... como fuente de inspiración, poco más.

Luigi: Sí! Cierto! Me encanta y al mismo tiempo me jode que siempre tengas la clave! Y siempre siempre siempre digas lo que debo oir. Tú me conoces más que nadie y sabes que no, que no lo necesito, que estoy feliz, que estoy mejor... pero confieso que con la boda esta se me fue un poco la pinza... Y que estamos en una época muy mala, que la primavera... ya se sabe.

Por cierto, todavía se me saltan las lágrimas, guapotú.

Goliadkin: Yo en las únicas bodas donde no me siento observada y bicho raro es en las de las amigas donde, de momento, no soy la única soltera... ni mucho menos! jajaja.

Cómo me gusta que reaparezcas!

Javi: ¿Y cuando además agarran a la novia (al novio en tu caso) y te la presentan como : "Esta es mi novia"? Y le das dos besos y dices: "Hola Minovia".

Otra anécdota bonita de esta boda es la de cuando me puse a hablar con un amigo del instituto después de mil años y pasa su mujer por detrás y le da una palmadita en el hombro: "Te doy permiso, eh?".

Meteosat dijo...

Qué bien lo pasamos y qué gupas que íbamnos!!!

Conch dijo...

Ole ahí!
Gracias por tu agradable compañía en esos momentos tan duros, Meteosat! ;)